Cultura Transversal

Muere Roger Garaudy, el filósofo polémico que se enamoró de Córdoba

Posted in Autores, Censura y Libertad, Roger Garaudy by paginatransversal on 16 junio, 2012

El pensador, que tenía 99 años, transitó desde el marxismo hasta el catolicismo y acabó abrazando el islam · Impulsó con su fundación el museo de la Torre de la Calahorra y la Biblioteca Viva de Al-Ándalus

Durante algunos años su figura fue habitual en las calles de Córdoba. En septiembre de 2001 sufrió un derrame cerebral: sobrevivió pero su voz se apagó. El pasado miércoles, a los 99 años, Roger Garaudy murió en su casa en las afueras de París, según confirmó ayer a este diario María Sierra Yébenes, directora del Museo de las Tres Culturas de la Torre de la Calahorra, uno de los proyectos que el filósofo francés impulsó en Córdoba (la otra gran realización fue la Biblioteca Viva de Al-Ándalus) con una fundación creada en 1987 y consagrada a la fecundación recíproca de las culturas de Oriente y Occidente. Su labor ha encontrado prolongación en la Fundación Paradigma Córdoba.

Garaudy nació en Marsella en 1913, publicó más de 50 libros (entre los traducidos al español figuran El diálogo entre Oriente y Occidente, Palestina, Proyecto esperanza, La poesía vivida: Don Quijote y Los integrismos) y convivió con la polémica en muchos momentos de su vida. Converso múltiple, pasó del estalinismo al catolicismo (después de escribir ensayos como Dios ha muerto), se convirtió al islam en los 80 y en 1995 fue condenado por el Tribunal Correccional de París al pago de una multa y seis meses de cárcel por la negación del Holocausto en su obra Los mitos fundacionales del estado de Israel.

Doctor en Filosofía por la Sorbona, Garaudy se afilió en 1933 al Partido Comunista Francés (PCF), del que fue ideólogo y relevante dirigente. Formó parte del Comité Central y fue miembro de la Asamblea Nacional y del Senado. Fundó y dirigió el Centro de Estudios e Investigaciones Marxistas. En los años 60 empieza a manifestarse su desencanto del comunismo, que le llevaría a adoptar unas posiciones críticas que provocaron su expulsión del partido a comienzos de los 70, acusado de “traicionar al marxismo”, ideología a la que había dedicado diversos estudios.

“Yo tengo a Marx en la cabeza y a Jesús en el corazón”, señaló Garaudy en una entrevista a este diario en febrero de 2001 en la que subrayó que “durante cuatro siglos, entre el IX y el XIII, Córdoba fue el centro cultural de Europa, en todos los aspectos”. “La reorganización de la agricultura española partió de aquí. Los árabes aportaron toda la cultura de Oriente y contribuyeron a crear una civilización completamente nueva. Aquí, el islam adquirió un carácter particular. Su toma de contacto con Occidente a través de Al-Ándalus supuso un enriquecimiento para la cultura local y también para la islámica. La convivencia de las tres religiones fue muy fecunda. En Córdoba, por entonces, no había tres culturas, sino una que era producto de la síntesis del Oriente con el Occidente”, indicó el pensador, convencido de que “nada en España fue creado que no estuviera inspirado en esta colaboración entre los cristianos, los musulmanes y los judíos”.

Garaudy afirmaba que se mantenía fiel a sus sueños de juventud. Y sin descanso hablaba de Córdoba: “Ser el centro de la cultura europea, en aquella época, significaba prácticamente serlo de la cultura mundial. El método experimental de la ciencia moderna fue introducido por Córdoba. Durante el Renacimiento italiano, Torricelli, el más grande ingeniero de hidráulica de la época, recibió el encargo de reorganizar el sistema hídrico de Florencia y envió un discípulo a Córdoba para que estudiara los métodos de irrigación que durante esa época se utilizaban en España. Y así pasó con la medicina, la técnica, la ciencia, la poesía. De aquí surgieron manuales de medicina que se estudiaron durante muchos siglos en las mejores universidades de Europa, cartas de navegación… Todos los descubrimientos del Renacimiento europeo, gracias a Córdoba, existían en España en el siglo XIII. Y en Italia comenzaron a utilizarse a partir del XVI”. Para Córdoba tenía proyectado también un museo del agua que nunca llegó a realizarse.

Fuente: El Día de Córdoba

Muere Roger Garaudy

TdE/Policía francesa confirmó el deceso de Roger Garaudy el sábado en las afueras de París.

El filósofo francés Roger Garaudy , polémico por sus teorías ideológicas y religiosas, falleció este sábado en las afueras de París, a los 98 años de edad.

Confeso seguidor de la teoría y práctica del seguidor de Stalin, por tres décadas, en 1970, es expulsado del Partido Comunista Francés (PCF) luego de haber apoyado los levantamientos estudiantiles de mayo de 1968 y tras haber condenado la invasión soviética de Checoslovaquia. Ese año se convirtió al catolicismo.

En 1996, publicó ‘Los mitos fundadores de la política israelí’, que provocaron un juicio fallado en su contra por un tribunal francés.

Garaudy sostuvo en esa obra la tesis del “negacionismo” al considerar que los judíos habían exagerado el holocausto durante la Segunda Guerra Mundial. Cabe indicar que en esa guerra fue encarcelado en Argelia y luego de ser liberado recibió la condecoración de país.

En vida, el intelectual gozó de aceptación y se generó detractores por sus posiciones en torno a temas como la fe, la religión, la política y el marxismo. Su obra, que lo conforman cerca de una cincuentena de libros, abarca tantos ensayos y novelas, y tuvo un gran atractivo entre grandes públicos.

Roger Garaudy es un hombre que no sólo recorrió un largo camino sino que, en su andar intelectual, efectuó un gran periplo que se inició en el catolicismo, pasó por el marxismo y finalizó en el Islam.

Nació en Marsella, en el seno de una familia humilde y trabajadora. Partiendo de allí, estudió filosofía y llegó a poseer dos doctorados: uno de la Sorbona y otro de la Universidad de Moscú.

Su primer militancia transcurrió en la Acción Católica de cuyas juventudes llegó a ser el Presidente. Luego, en 1933, se afilió al Partido Comunista francés, de cuyos comités Central y Ejecutivo formó parte respectivamente desde 1945 y 1956 hasta 1970. Durante diez años, ocupó la Dirección del Centro de Estudios e Investigaciones Marxistas siendo considerado como el más relevante ideólogo marxista francés junto a Louis Althusser, con el que mantuvo duras polémicas teóricas. Se destacó por sus intentos de conciliación entre el marxismo y el humanismo cristiano, con cuyos representantes más calificados mantuvo diálogos públicos.

A partir de 1968, con motivo de los sucesos de mayo de 1968 y la Primavera de Praga en Checoslovaquia, sus divergencias con el PC francés resultaron cada vez más notorias y provocaron su expulsión del partido en 1970. En 1981 se presentó como independiente a las elecciones presidenciales francesas.

Tras buscar el diálogo entre cristianos y marxistas, se desilusionó de la deriva cultural de Occidente. Luego de contraer matrimonio con la palestina Salma Farouqui, impulsó el diálogo entre las religiones abrahámicas convirtiéndose al Islam en 1982 y afirmando que el Islam es la más ecuménica de las religiones puesto que no establece separación entre la fe y la política, la razón y la fe, la justicia, los negocios, la familia y la fe.

En 1998, Garaudy fue condenado por el Tribunal Correccional de París por el delito de “negación de crimen contra la humanidad” y “difamación racial”, siendo sentenciado al pago de una multa de 130.000 francos a causa de las opiniones vertidas en su obra Los mitos fundacionales del Estado de Israel que aquí se publica. En realidad, estas ideas ya habían sido esbozadas en su obra Palestina, tierra de los mensajes divinos publicado en 1986 en Francia.

Ante el recurso presentado, fue condenado en 1999 a seis meses de cárcel con suspensión de pena y una multa de 150.000 francos.

Obras

Les sources françaises du socialisme scientifique (1948)

La liberté (1955), Perspectives de l’homme (1959)

Dieu est mort, étude sur Hegel (1962)

D’un réalisme sans rivages (1963)

Karl Marx (1964)

De l’anathème au dialogue (1965)

Marxisme du XXe siècle (1966)

La pensée de Hegel (1966)

Peut-on être communiste aujourd’hui? (1968)

La alternativa (L´alternative) (1972). Traducida por José María Llanos y Gregorio Peces-Barba.

Palabra de hombre

Una nueva civilización (El proyecto Esperanza), (Le Projet Espérance) (1976)

Palestina, tierra de los mensajes divinos (1986).

Mon tour de siècle en solitaire (libro de memorias, 1989)

Integrismes (1990)

Los mitos fundacionales del Estado de Israel (1995-96)

Fuente: Tribuna de Europa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: