Cultura Transversal

El cine como arma de control social

Posted in Autores, Censura y Libertad, Cine, Eduardo Arroyo, Televisión by paginatransversal on 27 marzo, 2013

EDUARDO ARROYO

por Eduardo Arroyo Las películas y otras producciones se hacen no por amor al arte sino para obtener beneficio económico y, lo que es más importante aún, para promover los intereses ideológicos.

El archicomentado Papa Francisco ha hablado recientemente del relativismo moral que cunde en los “países ricos”. Naturalmente, el Papa considera esta cuestión como una enfermedad moral, en sintonía con lo que viene diciendo desde hace ya mucho la Iglesia Católica. A mi se me ocurre, que no es solo el relativismo moral lo que nos enferma, sino la mentira pura y simple, instrumentalizada a menudo como herramienta al servicio del poder y del control social. Precisamente, una de las herramientas más empleadas en tan siniestra tarea es el cine. Por ejemplo, todos recordamos como una parte de nuestras vidas el rugido del león de la Metro Goldwyn Mayer. En la célebre secuencia que abre tantas y tantas películas, sobre el animal aparece el lema “AGA”, iniciales de “Ars Gratia Artis”, que significa “el Arte por amor al Arte”. En teoría, este lema pretende indicar que las películas de Holywood están hechas – o al menos deberían estarlo- exclusivamente por amor al arte y para promover la cultura.

Sin embargo, de hecho este lema constituye una apabullante mentira. Las películas y otras producciones para la televisión realizadas en Hollywood se hacen no por amor al arte sino, en primer lugar, para obtener beneficio económico y, lo que es más importante aún, para promover los intereses ideológicos y los objetivos de aquellos que controlan Hollywood. El asunto adopta su aspecto más siniestro cuando se considera que las películas y series de Hollywood están pensadas para llegar al mayor número de personas y para abarcar los mercados más grandes del mundo. El resultado es que las mismas mentiras llegan al mayor número de personas, con lo que Hollywood, por tanto, consigue la popularización de modas, ideas y estereotipos como jamás nadie consiguiera en la historia de la humanidad.

Hay muchos ejemplos de esto. A mi me viene a la memoria, por ejemplo, el caso de Exodo, una película épica sobre la creación del Estado de Israel, basada en la novela de un sionista radical, Leon Uris. La música, la dirección y el guión son de una calidad extraordinaria y tanto en la película como en el libro, los judíos son gente inteligente, sensible y bondadosa, los británicos hipócritas e ignorantes y, por último, los árabes son crueles, asesinos e injustos. El resultado es que millones de personas en todo el mundo elaboraron su universo mental sobre la creación del Estado de Israel y el conflicto de Oriente medio con los parámetros de Exodo.

Quizás sea la creación de estereotipos en el imaginario colectivo una de las especialidades con las que los amos de Hollywood han conseguido distorsionar más las mentes de nuestros contemporáneos. Su producción cinematrográfica está plagada de casos similares: desde el “héroe” de la Guerra de España en Casablanca, hasta la mismísima escenificación de las tesis neoconservadoras del “Partido de la Guerra” en el oscarizado Argo –con el subsiguiente estereotipo del iraní, brutal y violento-, pasando por la glorificación de la venganza en Inglorious bastards o por la terrorista etarra simpática y comprensiva del último Chacal.

Esta distorsión no se ciñe, naturalmente, a cuestiones políticas e históricas –si bien es esta historia distorsionada sobre la que, a posteriori, se elaboran juicios morales y políticos de alcance- sino también a personajes con un elevado grado de simbolismo, especialmente dentro de la cultura occidental. Así, tenemos la coproducción franco-estadounidense –esta vez con Columbia Pictures- de Juana de Arco, para describir a la santa como una especie de loca que escuchaba voces, muy a distancia de la Juana de Arco dirigida por Victor Fleming y protagonizada por Ingrid Bergman, o La última tentación de Cristo de Martin Scorserse, que denigra la divinidad de Cristo, verdadero fundamento de la cultura occidental.

Todo esto son solo algunos ejemplos que vienen a la memoria, pero sin duda hay muchísimos más que, curiosamente, vienen a coincidir en sus contenidos con la agenda –pública y notoria- del progresismo mundial y de su brazo armado: la corrección política.

No es de extrañar que el crítico de cine judeo-americano Michael Medved, en su libro Hollywood vs. America (Harper Collins, 1992), explicara que, pese a los avances en la técnica misma del cine, en forma de efectos especiales, de la propia filmación en sí, etc, el principal problema de Hollywood sea lo que él llamó “una enfermedad del alma” (p. 11). Para Medved, el Hollywood actual es una “máquina de envenenar” (p. 25) que ha creado un “patrón dignificador de la fealdad” (p. 26) de enorme penetrancia. El crítico acusa en el citado libro a los “líderes más influyentes de la industria del entretenimiento” de tener una “preferencia por lo perverso” y añade que “uno de los síntomas de la corrupción y el colapso de nuestra cultura popular es la insistencia en que examinemos solo la superficie de cada obra de entretenimiento. La corrección política, una idea propiamente liberal, es que no debemos nunca profundizar más y tampoco considerar si una determinada obra es verdad, buena o espiritualmente reconfortante, ni tampoco evaluar su impacto en la sociedad” (p. 21).

Sin embargo, entre las toneladas de basura que destilan los EEUU al mundo y las que se producen en el más reducido marco español, al menos las primeras tienen más estilo. A la “preferencia por lo perverso” que diría Medved, en España se añade invariablemente el gusto por lo cutre, un concepto a veces difícil de definir, pero que podría explicarse por un plus de degradación estética y vulgaridad allí donde ya hay un tipo humano o una conducta perversa. Conocedores del potencial de la industria del entretenimiento, igual que se conoce en los EEUU, los militantes de lo perverso en España –en realidad, el nihilismo esencial del progresismo español- han asaltado dicha industria para constituirse en monopolio no solo de lo que se hace en nuestro país sino de aquello que goza o no de reputación a través de “premios” que se dan a sí mismos.

La guinda del pastel es que el crimen lo perpetran con el dinero de todos. Así pues, no es como dicen los liberales, siempre en pos de mayores cotas de estupidez, un problema de con qué dinero se financia en España la industria del ocio, sino más bien de los contenidos que se divulgan, muchos de los cuales asumen ellos mismos.

El hecho de hacerlo con el dinero público es una consecuencia colateral de pretender ejercer un monopolio sobre la manera en que la gente se divierte, adquiere sus conocimientos históricos, sociales, etc, y, en definitiva, construye su universo mental conforme al cual juzga y decide en la vida.

Por todo ello, Steven Allen, destacado músico y escritor estadounidense pudo afirmar hace más de veinte años, en la propia contraportada del libro de Medved, que “todo el mundo, en la derecha, la izquierda y el centro, sabe perfectamente que estamos en un período de colapso cultural y moral. Pero hay gente que no quiere admitir que los medios de comunicación tienen parte de la responsabilidad”. Posiblemente, en definitiva, más que los telediarios, habría que fijarse en lo que viene después.

Fuente: El Semanal Digital.

Anuncios
Tagged with: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: