Cultura Transversal

Los artículos de Juan Eduardo Cirlot en “La Vanguardia”

Posted in Autores, Historia, Juan Eduardo Cirlot, Literatura, Poesía by paginatransversal on 21 diciembre, 2013

JUAN EDUARDO CIRLOTJuan Eduardo Cirlot, autor de culto.

Polifacético creador | Poeta surrealista, compositor, crítico de arte, teórico del simbolismo, entusiasta de la Edad Media, atraído por el mundo del misterio y los sueños | Publicó en nuestras páginas más de cien artículos entre 1961 y 1971.

Músico dodecafónico, teórico del simbolismo y del surrealismo, como crítico de arte fue un observador perspicaz de todos los experimentos y vanguardias que surgieron en el arte del siglo XX. Exploró todos los ismos habidos y por haber –su Diccionario de los ismos es la prueba -. Pionero de la reincorporación de España a las corrientes estéticas de Europa y Occidente, fue uno de los eruditos que más hicieron para ensanchar el horizonte cultural tras una época de guerra, penuria y aislamiento.

Cirlot había nacido en Barcelona el 9 de abril de 1916. Estudió en el colegio de los PP. Jesuitas. Aprendió música con el maestro Ardévol, pero  la Guerra Civil interrumpió sus estudios. Aunque según el testimonio posterior de una de sus hijas: “la salida de casa propiciada por la guerra, fue para él una especie de liberación; una liberación de su casa y del triste trabajo en el Banco Hispanoamericano”. Tras combatir en el bando republicano tuvo que realizar un largo servicio militar con los nacionales en Zaragoza.

En la capital aragonesa conoció a Alfonso Buñuel que le formó en el surrealismo. Más tarde trabó amistad con André Breton. En 1943 vuelve a Barcelona y a la rutina del trabajo en el banco, pero su devoción por la erudición se impone. En 1948 se incorporó al grupo Dau al Set creado, entre otros, por Joan Brossa, Joan Ponç, Antoni Tàpies y Modest Cuixart. Los años siguientes los dedicó al estudio de la simbología. Influido por Marius Schneider se convierte en un referente en la materia y su Diccionario de símbolos tradicionales (1958), editado en Gran Bretaña, en 1962,  ya con el título definitivo de Diccionario de símbolos deviene una obra de culto mundial.

Cirlot, iniciado en la música desde joven, llegó a componer e interpretar su propia música, actividad que abandonó al principio de los cincuenta para dedicarse plenamente -en lo que se refiere a creación- a la poesía, en la que están siempre presentes sus amplios conocimientos sobre la teoría y estética de la música contemporánea. Destacan su Preludio para cinco instrumentos, un Himno para piano y  un Concertino para cuarteto de cuerda. Escribió numerosos artículos sobre música y un libro sobre Stravinski (1949). Formó parte del Círculo Manuel de Falla.

Poeta extraordinario. Para Guillermo Díaz-Plaja fue el principal poeta surrealista español en lengua castellana. Su lírica influenciada por su estudio del símbolo y lo simbólico indaga través de las más diversas fuentes del conocimiento, desde la historia de las religiones y la antropología hasta el psicoanálisis. Su actividad poética más intensa tuvo lugar entre 1960 y 1972. De su amplia obra  destacan: Lilith en 1949, Palacio de plata  en 1955 y los poemas del ciclo Bronwyn entre 1966 y 1971.

Más allá del poeta, del crítico de arte y cine –otra de sus pasiones-, del musicólogo, hay un Cirlot interesado en las disciplinas herméticas, el esoterismo y la magia. Formó parte de una corriente, minoritaria y extravagante en nuestras letras, interesada en el mundo del misterio, de lo oculto, de los sueños, que se remonta a la antigüedad clásica y medieval. Un mirada visionaria con raíces en el mundo celta y germánico. Cirlot, con antepasados irlandeses y bretones de linaje militar, encajaba perfectamente con esa tradición. Su universo poético, mágico e intuitivo, desentonaba con el racionalismo.

A Cirlot le sobraban condiciones para convertirse en figura de culto en la Barcelona de los años sesenta, pero siempre fue un creador heterodoxo, de vocación minoritaria. Pese a su protagonismo en la vida intelectual de la época –que muchos reconocieron-, nunca dejó de ser un marginal. Decididamente libre, ajeno a modas y reconocimientos, con una cierta autosuficiencia aristocrática que lo alejaba de sus contemporáneos.

Desarraigado de su entorno, siempre manifestó que no se identificaba con el tiempo presente, y que hubiera preferido vivir en otra época. Cirlot pertenecía a otro mundo. Falleció en la Ciudad Condal el 11 de mayo de 1973. Tenía 57 años.

Su crítica artística fue excelente. Introducción en el surrealismo (1953), ensayos sobre Antoni Tàpies, Cuixart, Picasso o Gaudí o Pintura catalana contemporánea (1961) son textos cardinales para la comprensión de los movimientos de renovación y vanguardia de nuestro arte.

Durante las décadas de los cuarenta, cincuenta y sesenta, escribió y firmó manifiestos, divulgó monografías sobre artistas y publicó innumerables artículos en revistas nacionales e internacionales. Su sólida educación musical y artística  le convirtió en colaborador ilustre de La Vanguardia, donde sus textos frecuentaron las múltiples facetas que le entusiasmaban. Publicó alrededor de ciento diez artículos desde 1961 hasta 1971. Más de una año después, el 13 de enero de 1973, cuatro meses antes de su muerte, publicamos su postrer texto, El Tàpies último.

Los artículos de Cirlot en La Vanguardia

26/10/1961   Noticia sobre Modest Cuixart

05/07/1962   Cuixart, en París

24/08/1963   Paralelos entre colores y sonidos

07/09/1963   El amarillo alemán

05/11/1963   El eclecticismo del siglo XIX y el de nuestro tiempo

30/11/1963   Tipografía y abstracción

10/01/1964   Reconocimiento a ‘Pistorius’

28/05/1964   Schoenberg y Wagner

07/07/1964   Metafísica de Tàpies

29/07/1964   A Eugenio d’Ors

20/08/1964   Pietas, fides, providentia, clementia

25/09/1964   La sombra iluminada

07/11/1964   Arte y sociedad

27/11/1964   Arte romano y arte griego

05/03/1965   Geografía y pintura informal

10/04/1965   El hombre y sus símbolos

15/05/1965   Miró, pensador

11/06/1965   Los azules de Francia

10/12/1965   Nueva visión de la prehistoria

08/06/1966   Pintura románica y pintura gótica

17/06/1966   El mito de Hamlet

15/07/1966   Diez años de amor (1845-1855) 

06/08/1966   Harakiri

02/09/1966   El triunfo del fuego

23/09/1966   El corto verano

30/09/1966   La muerte de Glahn

20/10/1966   Marco Antonio y Bizancio

10/12/1966   La ‘Seraphita’, de Balzac

16/12/1967   Luz de la edad de las tinieblas

05/01/1968   Los sentimientos imaginarios

12/01/1968   Las imágenes reprimidas

20/01/1968   El canto de la tierra

03/02/1968   La mirada humana

06/04/1968   Los ángeles del infierno

11/04/1968   Cuatro glosas sobre Jesucristo

24/04/1968   Un barroco del siglo XXI

17/05/1968   La violencia en la arquitectura

15/06/1968   Enrique V, de sir Laurence Olivier

04/07/1968   Millares y la muerte del hombre

12/07/1968   Estructuralismo y permutación analógica

29/08/1968   La pintura de Valbuena

16/10/1968   Cinematógrafo

30/10/1968   Significado del arte de la prehistoria

21/11/1968   Disolución y universo

23/11/1968   ¿Qué es la simbología?

02/01/1969   La llegada a otros mundos pictóricos

16/01/1969   Contra Mallarmé

24/01/1969   De Lucrecio a Sade

04/02/1969   De la forma a la poesía al color

19/02/1969   ¿Qué es de Rosemary Forsyth?

09/03/1969   Pintura y estructuralismo

14/03/1969   La simbología de Marius Schneider

28/03/1969   Símbolo y signo

11/04/1969   El arte como libertad lírica

12/04/1969   Simbología tradicional y científica

25/04/1969   Siete mil años de Egipto

16/05/1969   De la neoforma al manifiesto

04/06/1969   La muerte como respuesta

14/06/1969   Pictografía y espacio

25/06/1969   Realismo y simbolismo

07/08/1969   Símbolos y monarcas

23/08/1969   Información sobre Irlanda

24/08/1969   Luz del arabesco de color

17/09/1969   Mitos y símbolos

24/09/1969   Universalidad

26/09/1969   El irrealismo lírico de Beneyto

19/10/1969   Neferkheperure Akhenaten

21/10/1969   El festín de la araña

01/11/1969   Amanecer de los informe

14/11/1969   El demonio

22/11/1969   Contrapunto de fuegos

30/11/1969   Los símbolos del poder real

06/12/1969   El centro del laberinto

27/12/1969   Explicación de las pinturas de Tàpies

16/01/1970   Contra los samuráis

25/01/1970   La flor en el infierno

14/02/1970   Simbolismo fonético (1)

17/02/1970   Simbolismo fonético (2)

11/03/1970   ¿Qué es el erotismo?

18/03/1970   Sobre el lenguaje

05/04/1970   ¿Qué es la libertad?

08/04/1970   Deformación y neorrealidad

28/04/1970   Las formas del amor

03/05/1970   Técnica y significación

07/05/1970   De la abstracción a la figuración

10/05/1970   La aceleración cultural

03/06/1970   Magia y transformación

13/06/1970   Sobre el concepto de estructura

24/06/1970   Variaciones sobre dos temas

08/07/1970   Vestida de rojo

04/08/1970   Lo eterno femenino 

18/09/1970   Krzysztof Penderecki

01/10/1970   El fatalismo del progreso

09/10/1970   Estética de Von Webern

13/11/1970   La esencia del cinematógrafo

11/12/1970   Las épocas de Schoenberg

30/12/1970   Actualidad de la simbología

11/02/1971   El desconocido Alexander Soriabin

04/03/1971   La pasión de Gustav Mahler

31/03/1971   Lo esencial de Richard Strauss

16/04/1971   Bronwyn-Bhowani

04/05/1971   El general Patton 

13/06/1971   El crepúsculo de la guerra

16/07/1971   La lucha contra la personalidad

22/08/1971   Inventario de los socialismos

07/09/1971   Ideología de la guerra

18/09/1971   La espada y el trono

29/09/1971   Dante Gabriel Rossetti

13/01/1973   El Tàpies último

Fuente: La Vanguardia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: