Cultura Transversal

Olvidado… por los suyos. Un navarro maldito para todos, inolvidable para muchos

Posted in Autores, Literatura, Pascual Tamburri, Rafael García Serrano by paginatransversal on 13 febrero, 2014

RAFAEL GARCIA SERRANOPor Pascual Tamburri – Rafael García Serrano murió en octubre de 1988 y se cumplieron 25 años de su muerte sin que ni siquiera en su Navarra querida se le recordase conforme a sus méritos. De hecho, en Navarra hubo un estruendoso silencio en los medios culturales oficiales y oficiosos. Porque es uno de los autores malditos pero inevitables de la prosa española del siglo XX. Vanguardista en géneros, temas y rumbos y castigado por sus ideas, muchos le deben mucho. El rencor de unos, la cobardía de otros y la ignorancia de casi todos se unen para que escritores con méritos mucho menores le sigan aún hoy siendo preferidos en los medios públicos y semipúblicos.

García Serrano (padre) participó en aquella vanguardia universitaria que puso cara a la falange de los primeros pasos. Simplemente eso, considerando qué pocos fueron, qué duros fueron los tiempos y que era nacido en la siempre difícil Pamplona, sería bastante para recordarlo. Pero además convirtió la vanguardia de ideas en vanguardia literaria, y toda una generación quedó marcada por su Eugenio. Es verdad que ´Eugenio, o la proclamación de la Primavera´, ya no aparece mencionado ni en los manuales de literatura española, pero no es menos cierto que esa censura responde a razones políticas y no a que nadie se atreva a negar la calidad y originalidad de la obra o de su autor. Es sólo una injusticia más del tiempo que vivimos, una que no sucedería si Rafael García Serrano se hubiese hecho comunista en 1935, o si hubiese descubierto sus anhelos democráticos en 1975.

Durante el franquismo Rafael García Serrano trabajó, y no especialmente bien pagado, como periodista y como escritor. Siempre innovador, siempre atrevido, siempre leal a sí mismo, vio cómo muchos hicieron fortuna a su alrededor y vio cómo muchos de los mismos medraron aún más cambiando de opinión política justo a tiempo. Él no lo hizo.

Si Eugenio marcó una época, La Fiel Infantería y todo el ciclo literario de García Serrano sobre la Guerra de 1936 marcaron otra. Estamos acostumbrados a pensar en aquellos tres terribles años como si sólo pudiesen entenderse como una película de buenos y de malos a la luz de la Ley de la Memoria Sectaria de José Luis Rodríguez Zapatero, pero cualquiera que lea a García Serrano verá aún hoy que no es así. Buenos o malos, los españoles resolvieron en el campo de batalla sus problemas, y es indignante ver cómo se priva a los españoles del siglo XXI de la posibilidad de comprender qué hicieron sus bisabuelos. Conozco a unos cuantos biznietos navarros de los compañeros de aventuras del alférez García Serrano en aquellos Tercios y Banderas que no saben qué hicieron sus ancestros, y que se avergonzarían si lo supiesen… puesto que han crecido y sido educados en una región y en un país donde los libros de Rafael García Serrano son tabú. No deben serlo. Y esto lo digo y lo firmo desde “su” Olite, donde no han querido dedicarle ni calle ni plaza, ni avenida ni fuente (probablemente no es sólo que no lo quieran, sino que no lean).

Fuente: ESD

5 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Ricardo Baduell said, on 13 febrero, 2014 at 10:12 am

    Muy bien la reivindicación de un autor “incorrecto” y la implícita condena de la “Ley de la Memoria Sectaria” por lo que ésta tiene de falso y de beatería laica. Lástima que enseguida tropiezo con la idea de que “los españoles resolvieron en el campo de batalla sus problemas”, que me parece digna de la mayor desconfianza. No por pacifismo, sino por la idea de que los problemas se resuelvan en el frente. Allí puede que se planteen, o que se planten más bien los cuerpos que los padecen, pero hasta las soluciones más parciales y efímeras requieren de acuerdos y tratados que se hacen a posteriori, no necesariamente en consecuencia directa de la sangre derramada. Digamos que no comparto esta otra reivindicación, la del “campo del honor”, por principista y voluntarista. La realidad no se enrola.

  2. paginatransversal said, on 13 febrero, 2014 at 6:42 pm

    Sin querer hacernos traductores de las ideas expresadas por el autor, interpretamos que la expresión: “los españoles resolvieron en el campo de batalla sus problemas” se utiliza en este contexto como descripción de un hecho que ha de asumirse (sobre todo por los de la “Memoria sectaria”) y no tanto como reivindicación de los procedimientos bélicos. Gracias por su visita y por su comentario.

    • Ricardo Baduell said, on 13 febrero, 2014 at 7:48 pm

      Vale, es la connotación positiva de “resolver” lo que agrega a la descripción un sentido que no parece haber querido estar allí. Leámoslo como ironía entonces.

  3. Bieito Eans said, on 22 abril, 2014 at 11:35 am

    Memoria sectaria, no hace falta que se diga mucho más. Vindicar a los vencedores y proclamar a los que abrazaron la falange como antitotalitarios es un ejercicio de retorcimiento retórico impresionante. Con imágenes como la del Requeté recién comulgado y listo para la batalla, parece que a algunos les basta para iniciar un camino justificativo de un régimen que se basó en la eliminición física del contrario y nos sumió en el hazmerreir de Europa o peor en su compasión . No, esto que se podría llamar derecha ha perdido definitivamente la batalla de las ideas y del prestigio. Siempre hay alguien que os recordará que habéis montado un sistema político sobre un botín arrancado a vuestros propios vecinos vencidos, una gran vergüenza que os acompañará siempre. No basta decir ladran luego cabalgamos. Ya lo dijo Unamuno venceréis pero no convenceréis. Ahí esta Bergamín para chincharos y vascos y catalanes para que no podáis dormir tranquilos.

    • paginatransversal said, on 24 abril, 2014 at 9:08 pm

      Sí, sectaria, Don Bieito: Memoria sectaria. Esa es la que empantana hoy la escena -usted es buena prueba, con su pastiche de vencedorestotalitariosderechistashazmerrierdeuropa- y contra ella nosotros vindicamos a quien creemos lo merece. Por lo demás, efectivamente hubiera hecho bien no diciendo nada más, al menos aquí… como dijera José Antonio Primo de Rivera -un señor que nos cae muy bien- al respecto de España y el partidismo de izquierdas y derechas: “es como mirar con sólo el ojo izquierdo o con sólo el ojo derecho: de reojo. Las cosas bellas y claras no se miran así, sino con los dos ojos, sinceramente de frente. No desde un punto de vista parcial, de partido, que ya, por serlo, deforma lo que se mira. Sino desde un punto de vista total, de Patria, que al abarcarla en su conjunto corrige nuestros defectos de visión”. Con Dios.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: