Cultura Transversal

Territorio indio

Posted in Autores, Joaquín Albaicín, Libros, Literatura, Publicaciones by paginatransversal on 30 diciembre, 2014

JOAQUÍN ALBAICÍN - Foto José Luis Chaín-Soria Taurina

por Joaquín Albaicín – Paseando por Chamberí, me detuve la otra tarde ante el escaparate de una juguetería. Y es que, para mi asombro, acababa de descubrir que Comansi aún tiene a la venta un modelo de fuerte o fortín, así como los correspondientes jinetes -pieles rojas o del Séptimo de Caballería- destinados a defender o conquistar su empalizada. Contemplándolo, volví a escuchar en mi cabeza el galope de los apaloosas de Toro Sentado, Nube Roja, Nana, Cochise, Mangas Coloradas… y me di cuenta de la fascinación e influencia que, desde su fábrica de Viladecans, ejerció sobre el imaginario infantil de mi generación la casa Comansi.

De hecho, considero la circunstancia de que todos los niños jugásemos con soldaditos e indios de Comansi clave para comprender la expansión e implantación, en los quioscos de prensa de mi niñez, de las historietas del Oeste sobre las aventuras corridas en pos de una montaña de oro por Manos Kelly, un español de California nacido de la inventiva de Antonio Hernández Palacios que, junto a su amigo, el jefe navajo Tapida, se batía con encomiable éxito contra bandidos mexicanos, comancheros, chaquetas azules y tribus de variado plumaje, y cuyo mortal enemigo –como el de Sherlock Holmes- se llamaba Moriarty. El personaje estaba inspirado en Robert Redford, que por entonces había protagonizado ya Las aventuras de Jeremiah Johnson, como otro que, un poco aprovechando los decorados (como Litvak –diría yo- los de Anastasia para rodar Rojo atardecer), bordaría Palacios años después: Alexis MacCoy, oficial confederado reenganchado tras la guerra civil a la caballería de la Unión y protagonista de álbumes como Los cazadores de cabelleras y Mescaleros Station.

Igual que aquellos tebeos son, en su éxito, deudores de Comansi, películas de Hollywood como Hondo o Fort Apache lo son a su vez de los autores de las novelas y relatos en que sus guionistas se inspiraron, escritores entre quienes brilló con luz propia Dorothy M. Johnson, de quien Valdemar ha publicado la selección de cuentos Indian Country. Entre los principales motivos abordados por Johnson se cuenta el de la mujer blanca raptada y luego matrimoniada con un piel roja (no otro es el tema de Centauros del desierto, de John Ford) o del blanco que muda de piel y se va a vivir con los indios. Uno de los incluidos en esta antología traducida por mi amigo José Menéndez-Manjón, el titulado La camisa de guerra y que tiene como protagonista al jefe cheyenne Señal de Medicina y a un señorito del Este que busca entre los guerreros de la pradera a su hermano desaparecido, es una inquietante mirada a las fronteras de la identidad que gustará a los aficionados a las constelaciones familiares y asimismo, como todos los otros, a los amigos del buen pulso literario en general. Han también de ser citados Un hombre llamado Caballo y El hombre que mató a Liberty Valance, a los que las películas homónimas deben bastante más que el título.

Esta Navidad, inviten a los Reyes Magos a regalar a sus hijos pequeños el fuerte de Comansi y, a los adolescentes, pues potenciará, nutrirá y vitaminizará su inteligencia maltrecha por el paso por las aulas informatizadas, Indian Country de Dorothy M. Johnson. ¡Que los primeros aprendan desde niños a cortar cueros cabelludos y a manejar con destreza el arco y, los segundos, recuperen el tiempo perdido en unos institutos donde son adiestrados como perritos de circo en el cansino automatismo de lo políticamente correcto! ¡Ah, qué tiempos aquellos de La gran familia, cuando llegaba la Navidad y Alberto Closas se encontraba con que los niños habían atado al abuelo al poste de la tortura!

No. Un país donde nadie sabe decir “¡Desenfunda, forastero!” no puede llegar más que a lo que ha llegado este a convertirse: a coto de caza de gamusinos.

Foto: José Luis Chaín

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: