Cultura Transversal

El estado del flamenco

Posted in Autores, Flamenco, Flamenco en Crónicas, Joaquín Albaicín, Música by paginatransversal on 3 mayo, 2015

JOAQUÍN ALBAICÍN - Foto José Luis Chaín-Soria Taurina

por Joaquín Albaicín – Supongo que será también cuestión de por qué clase de lugares se deje uno caer o del ánimo que, según rachas, le cuelgue de los hombros, pero hay noches en que pones el pie en la calle y no haces más que cruzarte con pálpitos, reuniones y perfiles representativos del buen estado de salud de que goza el flamenco. Llegas a Casa Patas y a la puerta, saludando a la Luna con un cigarro, está Saúl Quirós, uno de los cantaores brillantes de su generación, y en cada calada que pega está, a todas luces, degustando un lingotazo de la enorme sensación que ha causado su clamoroso debut en La Voz. Digo yo que eso es disfrutar de salud de verdad. Ya dentro, chocas esos cinco al Pampero, uno de los grandes de la industria textil barcelonesa y aficionado de relumbrón al flamenco y al toro, atildado siempre con impecables ternos, aparte de con fino sentido del humor. Vino a Madrid para asistir al homenaje a Ramón El Portugués. Han pasado ocho días y aún no ha conseguido volver a Barcelona. Digo yo que nos hallamos ante otro síntoma de la excelente salud del flamenco.

Subes al piso de arriba, a la Sala García Lorca. El cantaor anunciado es Cancanilla de Málaga. Lleno a reventar. Inspirado por la jaleada guitarra de Chaparro, templa y manda Cancanilla sobre el fandango, el taranto, la bulería… desplegando a compás y con gitano eco aires de Tomás, Pastora, Mairena, El Cojo de Málaga, El Mellizo y Caracol, y cómo será de redondo el éxito que, a petición del respetable, ha de volver a la cara del toro de la soleá después de haberle cuajado ya dos faenas. No sé ustedes, pero yo jamás había asistido a un recital en el que el cantaor tuviera que entregarse no ya dos, sino tres veces por soleá. Si este no es un indicativo de óptima salud artística, que baje Dios y lo vea.

Sólo unas horas después, estamos en la Sala Cossío de la plaza de toros de Las Ventas, hasta donde nos llegamos con Chiki Porrina para no perdernos la presentación -por Pansequito y Diego Urdiales- de los carteles del ciclo flamenco de Casa Patas: un cantaor de leyenda y un matador al que hace estela el runrún de los buenos aficionados y que, si Cancanilla lo bordó la víspera por soleá en tres tandas, reza anunciado en Las Ventas tres tardes feriales, una de ellas con la corrida más codiciada por los coletas (la de Cuvillo). Un cantaor y un torero, quizá porque, como recuerda Martín Guerrero, el flamenco y el toreo son las dos únicas artes en que se dice olé.

Tampoco la Fiesta anda roma de salud: la cola para sacar el abono da la vuelta a la plaza. Pero hablábamos de la salud del flamenco, de la que son buenos exponentes tanto la velada de recuerdo a Paco de Lucía puesta en pie por Chiki Porrina para finales de mes en el Nuevo Apolo como esta programación isidril montada en el Patas por Antonio Benamargo, por la que desfilarán el donaire de Aurora Vargas, la bravura sin par de La Cañeta, el encastado aire de Sordera, el carisma de Panseco, la pulsación azabache de Diego del Morao, la granazón de Guadiana, el sabor de Potito

Hombre: floja salud, el flamenco no la ha terminado nunca de tener. A la hora de la comida, Pansequito recuerda cómo el jovencísimo Joan Manuel Serrat frecuentaba Caripén y otros tablaos madrileños de incógnito, temeroso de que sus seguidores, si se enteraban de que le gustaba el flamenco, le dieran la espalda, y de cómo en el camerino le pedía que le enseñara a cantar por tientos. En fin, que, escondido y lo que tú quieras, pero allí estaba. No es la única anécdota del día: a los postres, Pablo García Mancha, que viene entusiasmado tras presenciar el triunfo de José Maya con Latente en Logroño, promete mandarnos un tema compuesto y dedicado por Duke Ellington… ¡a S. M. El Viti! No sé si a Urdiales le gustará el jazz tanto como ama el flamenco, pero es, desde luego, uno de los toreros en los que, de tener hoy veinte años y querer ser alguien muleta en mano, ha dicho El Viti que se fijaría.

En fin, que los aficionados al toro no podríamos prometernos un mayo más flamenco que el que se nos presenta. ¡Que nos echen muchos como este!

Foto: José Luis Chaín

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: