Cultura Transversal

Benarés, si Dios quiere…

Posted in Autores, Joaquín Albaicín, Libros, Publicaciones, Sabiduría Universal by paginatransversal on 24 diciembre, 2015

JOAQUÍN ALBAICÍN - Foto José Luis Chaín-Soria Taurina

por Joaquín Albaicín – Benarés no es sólo una de las ciudades más antiguas en pie sobre la tierra, sino también, a juicio de muchos, la única en que se ha perpetuado el estilo de vida de sus días remotos, ese modo de estar que en los demás Centros del Mundo supervivientes al menos sobre el papel -Roma, Jerusalén, Bagdad, Pekín, Lhasa…- habría terminado hace mucho por extinguirse. No sé si en el fondo era eso, un llamamiento a la recuperación de la vida civilizada en su prístino estado, lo que inconscientemente movió a una docena o poco más de personas a manifestarse semanas atrás en la Gran Vía madrileña con pancartas exigiendo “la vuelta del mundo antiguo”, aunque ellos -no en vano, estamos en el Kali Yuga- resumieran todo en tan poca cosa como la desaparición de la ordinariez y de los ruidos. Claro que no quisiera diciendo esto pecar de tiquismiquis, pues no en vano advirtió el Profeta que, en los Días Finales, aquel que cumpliera con solamente la décima parte de la ley sagrada, se salvaría… Así que los manifestantes transitaban, es obvio, por buen camino.

Pero Benarés, tan bulliciosa de día como sepulcralmente silenciosa durante la noche, es bastante más que una reliquia animada y más o menos renqueante por el caleidoscopio de la Historia. Es, ante todo, la ciudad donde Shiva susurra el mantra Táraka en el oído del recién fallecido, liberándolo así de ulteriores renacimientos, y donde se dice que Ramakrishna tuvo una visión de ese salvífico descenso del dios al pasar, en 1869, ante Manikarniká Ghat, el ghat de las cremaciones. Benarés es, pues, el río o la Estigia donde, para mucho más de mil millones de almas, atraca Caronte su barca.

¿Seguirá siéndolo hasta el Fin de Ciclo, como se asume? Mientras leo Benarés. La ciudad imaginaria (Olañeta), una suma de ensayos breves sobre –entre otros temas- las características urbanísticas de este esencialísimo enclave, sobre su condición de baluarte de los maestros de las ciencias tradicionales hindúes y de ciudad sacrosanta y antesala del Otro Mundo… yo diría que a todos los autores de los mismos les une la conciencia o impresión de que la Benarés que hemos conocido durante miles de años está llegando -¿es eso posible?- a su fin. Richard Lannoy, como los manifestantes de la Gran Vía, ve “asfixiado lo antiguo bajo la basura de lo nuevo” y, a la ciudad, inmersa en un proceso de “desintegración terminal”. En contraposición al recuerdo por Baidyanath Saraswati de que, según un estudio demoscópico de 1967-69, uno de cada doscientos cincuenta habitantes de Benarés era, en aquel entonces, un asceta, Pierre-Sylvaint Filliozat subraya, en su texto sobre los pándits o maestros tradicionales, cómo en la actualidad, salvo en el caso de los dedicados a la astrología o el ayurveda, pocos de entre ellos son lo que pueden sostenerse materialmente con dignidad gracias a su dominio de las ciencias tradicionales.

Con su llamamiento a la salvación del Ganges y otros importantes subrayados, Álvaro Enterría –editor de la obra- se suma a ese tono crepuscular, además de aportar a la obra, junto con Jesús Aguado, el toque costumbrista. Este último, poeta habitualmente residente en la ciudad desde hace años, ha traducido -para la misma editorial y en tándem con Javier Ugaz- El misterio de la diosa Tripura, un tratado tántrico cuya redacción podría remontase al siglo X y en el que Parasurama, avatar de Vishnú, tras derrotar a los kshatriya rebeldes, es iniciado por Dattatreya, uno de los Siete Rshis, en el conocimiento de la naturaleza del mundo onírico, entre otros temas clásicos del género.

En las vísperas navideñas hemos leído otro libro asimismo importante sobre el universo hindú, este publicado por la editorial de Manuel Borrás: Pre-Textos. Se trata de La ilusión fecunda. El pensamiento de Samkara, el más reciente ensayo de nuestro amigo Óscar Pujol, que no sé si conocería en su juventud a Vicente Amat Ortega, dueño en Barcelona de la Peluquería Amat cuyas puertas han cerrado meses atrás y que, fuera del horario laboral, impartía en ella clases gratuitas de sánscrito, disciplina en la que Pujol se ha convertido en la principal eminencia española. Nuestros caminos se cruzaron por primera vez hace años, cuando él llevaba ya más de diez viviendo en la Benares Hindu University y, si mis noticias son frescas, está ahora al frente del Instituto Cervantes de Sao Paulo tras haber comandado durante unos años el de Delhi.

La tradición siempre ha asumido que el gran jalón y la resplandeciente luminaria que para la metafísica hindú representa Samkara habría nacido en el siglo VI a. C. Es precisamente el principal empeño de Pujol establecer en la medida de lo posible las diferencias entre el Samkara histórico –quien, a su entender, habría vivido de 688 a 720 d. C.- y el de la leyenda, si bien sin olvidar que, para la tradición hindú, “la conciencia histórica … en sentido mundano es nula” y el polemista metafísico hindú “vive en un tiempo ahistórico”. Es decir, lo mismo puede refutar en sus escritos a un tratadista del pasado que a uno del futuro, sin que ello necesariamente nos hable con certeza de la época en que él vivió. ¿Interpolaciones? Claro, pero no en el sentido estricto de la palabra. Más bien, ecos y reverberaciones de un texto, en última instancia, anterior a su autor. Y, quien quiera entender esto, que lea el libro de Óscar.

En Benarés aprendió y enseñó mucho Samkara, allí se topó con el maestro intocable y con Vyâsa, este último -a entender de todos- fallecido milenios e, incluso, eones antes de ese encuentro y que, en virtud de su probado conocimiento del Dharma, le concedió dieciséis años más de vida. ¡Cosas de esta urbe tridentina a la que, un día de estos, he de volver!

Aún no sé cuándo, pero si Dios quiere, lo haré. Eso, al menos, lo tengo claro.

Foto: José Luis Chaín

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: