Cultura Transversal

Hugo Fischer: el maestro oculto de Ernst Jünger

Posted in Autores, Ernst Jünger, Historia, Literatura, Manuel Fernández Espinosa by paginatransversal on 12 enero, 2016

HUGO FISCHERpor Manuel Fernández EspinosaEl magister nigromontanus

Cuando estos días prepárabamos el excursus a la “Elucidación de la tradición”, dedicado en dos entregas (I parte y II parte [Se puede consultar el trabajo completo en Página Transversal]) a considerar la noción de “tradición” en Ernst Jünger, nos asaltó un tema que hace tiempo acariciábamos la idea de tratar: el de la figura de uno de los maestros que más influencia ejerció sobre el pensamiento de Ernst Jünger y que, en la bibliografía española sobre Jünger, apenas ha sido tratado. Me refiero a Ernst Hugo Fischer.

Jünger se refiere a él con profusión, pero de una forma dispersa. En los diarios alude a él casi siempre bajo el pseudónimo de “Magister”, aunque también lo cita por su nombre de pila y apellidos. En las novelas “Sobre los acantilados de mármol” y “Heliópolis” se refiere a él con el sobrenombre de “Nigromontanus”, en “Visita a Godenholm” germaniza Jünger el “Nigromontanus” pudiéndosele identificar con el personaje de “Schwarzenberg” (Montenegro, que diríamos en castellano). Hay en torno a Hugo Fischer un halo de misterio que el mismo Jünger contribuye a crear y planea en toda la obra jüngeriana en la figura del maestro (aunque no todos los personajes puedan identificarse con éste de carne y hueso) que inicia en los secretos de una sabiduría capaz de superar el nihilismo.

Ernst Hugo Fischer nació en Halle an der Saale el 17 de octubre de 1897. La Primera Guerra Mundial lo dejó mutilado y, licenciado por invalidez, se emplea a partir del 1918 al estudio concienzudo y multidisciplinar en la Universidad de Leipzig, donde años más tarde lo conocería Jünger. Los intereses “científicos” de Fischer son múltiples: estudia Historia, Filosofía, Sociología, Psicología y se convierte en un reputado orientalista, doctorándose el año 1921 con la tesis titulada “Das Prinzip der bei Gegensätzlichkeit Jakob Böhme” (El principio de la oposición en Jakob Böhme). Resulta curioso que Ernst Jünger que era unos años mayor que Fischer (Jünger nació en 1895 y Fischer en 1897) le llame hasta el final de sus días “Maestro”, pero tendríamos que tener en cuenta que Jünger llegó a la Universidad cuando Fischer le llevaba en ella unos años de ventaja. Cuando Jünger llegó a Leipzig, Fischer era ya uno de los polígrafos más importantes de Europa, pero eso sí: siempre en la sombra, con una discreción que raya el secreto, estudiando y viajando sin cesar y ejerciendo su magisterio a la manera de un maestro oculto de esos que nos hablan las tradiciones orientales como el taoísmo.

En 1921 viajó a India, en 1923 estuvo en España. Desde 1925 a 1938 ejerció la docencia en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Leipzig, asociándosele con Arnold Gehlen. Su nacionalismo alemán fue una constante en él, militando en los círculos nacional-revolucionarios, trabando relación incluso con el nacional-bolchevique Ernst Niekisch, amigo de Jünger. Emigró de Alemania en 1938, pues los nazis lo encontraron sospechoso por sus análisis filosóficos del marxismo, expresados en “Karl Marx und sein Verhältnis zum Staat” (Karl Marx y su informe al Estado) y “Lenin: el Maquiavelo del Este”, por lo que terminó estableciéndose en Noruega, donde fue Director del Instituto de Investigación de la Sociología y la Enseñanza en Oslo. Más tarde se trasladó a Inglaterra. Siguió viajando a la India, incluso fue profesor en la Universidad de Benarés y regresó a Alemania en 1956, ocupando la cátedra de Filosofía de la Civilización en la Universidad de Múnich. Siguió estudiando, escribiendo y publicando, aunque sin éxitos rotundos que pusieran su figura filosófica en primera línea mundial. Su último libro lo dio a la estampa en 1971, bajo el título “Vernunft und Zivilisation” (Razón y Civilización) Falleció el 11 de mayo de 1975 en Ohlstadt (Baviera).

Su pensamiento fue evolucionando, pero siempre se mantuvo hipercrítico contra la modernidad y anticapitalista, siendo uno de los cerebros de la Revolución Conservadora alemana y tanteando todas las formas posibles de combatir lo que consideraba el mal absoluto: la modernidad y el capitalismo, para establecer un orden de nuevo cuño. Uno de los que más ha contribuido a darlo a conocer fue, como dijimos arriba, Ernst Jünger. Más que un exhaustivo seguimiento y localización de las abundantes citas que Jünger dedicó a Fischer a lo largo de toda su obra, merece la pena destacar el marcado carácter metafísico (podríamos decir que hasta místico) que imprimió a la visión del mundo jüngeriana. En “Heliópolis” el protagonista revela que una de las enseñanzas que recibió de su maestro “Nigromontano” era “que la naturaleza interior del hombre debe hacerse visible en su superficie como la flor que nace del germen”. La idea se repite al final de la novela: “Creemos que su intención [la de Nigromontano/Fischer] es saturar la superficie con profundidad, de modo que las cosas sean al mismo tiempo simbólicas y reales”.

En “Sobre los acantilados de mármol” se habla de un misterioso artilugio que Nigromontanus había dado a los hermanos que protagonizan la novela: “Para consolarnos, sin embargo, poseíamos el espejo de Nigromontanus, cuya contemplación (…) siempre nos serenaba”. Dicho espejo tenía las supuestas propiedades de “concentrar los rayos solares sobre un punto en el que inmediatamente se producía un gran fuego. Las cosas que, tocadas por aquel ardor, se incendiaban, entraban en la eternidad de una manera que, según Nigromontanus, no podía comparse ni a la más fina destilación. Nigromontanus había aprendido aquel arte en los conventos del lejano Oriente, donde los tesoros de los difuntos son destruidos por las llamas, a fin de que puedan entrar en la eternidad en compañía de éstos”.

Habida cuenta de que “Sobre los acantilados de mármol” es una novela que bien mereciera calificarse como “realismo mágico”, sin regatearle su condición de “distopía”, haríamos bien en pensar que más que un artefacto, el “espejo de Nigromontanus” sería algo así como una posible técnica de meditación inspirada en los saberes ocultos del extremo oriente (me pregunto, no sin advertir que me aventuro a equivocarme: ¿sería un mandala?.) A tenor de ello merece la pena recordar las enigmáticas palabras que Jünger escribe en “El corazón aventurero. Figuras y caprichos”: “Entre los arcanos que me reveló Nigromontanus figura la certeza de que entre nosotros hay una tropa selecta que desde hace mucho tiempo se ha retirado de las bibliotecas y del polvo de las arenas, para consagrarse a su trabajo en el más recóndito cenobio y en el más oscuro Tíbet. Él hablaba de hombres sentados solitariamente en estancias nocturnas, imperturbables como rocas, en cuyas cavidades centellea la corriente que afuera hacer girar toda rueda de molino y que mantiene en movimiento el ejército de las máquinas; pero la energía de estos hombres permanece extraña a todo fin y se recoge en sus corazones, que, como matriz caliente y vibrante de toda fuerza y poder, se sustrae para siempre a cualquier luz externa”.

Como quiera que sea la relación entre Ernst Jünger y este filósofo desconocido fue muy estrecha, incluso Jünger alude a viajes que hicieron juntos, pasando por el Golfo de Vizcaya en el barco “Iris” por ejemplo. Sabemos, por los diarios de Jünger, que todavía en 1968 el filósofo Fischer visitaba Mallorca, pero nos gustaría saber los lugares que recorrió en su viaje a España en 1923 o en otras de sus visitas. Estamos convencidos de que en Hugo Fischer, ese desconocido para la filosofía y la cultura española, estamos ante un maestro oculto cuya labor científica no ha sido todavía, por las razones que sean, lo suficientemente divulgada.

BIBLIOGRAFÍA:

Jünger, Ernst, “Visita a Godenholm”.

Jünger, Ernst, “Heliópolis”.

Jünger, Ernst, Diarios: Radiaciones I y II, Pasados los Setenta I, II, III, IV, V.

Jünger, Ernst, “Sobre los acantilados de mármol”.

Jünger, Ernst, “El corazón aventurero”.

Enlaces de interés:

Berger, Tiana, “Hugo Fischer: le maïtre-à-penser d’Ernst Jünger”

Gajek, Bernhard, “Magister-Nigromontan-Schwarzenberg: Ernst Jünger und Hugo Fischer”. Revue de littérature comparée. 1997.

Fuente: Raigambre.

Anuncios
Tagged with:

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Fischer E. said, on 29 julio, 2016 at 1:46 am

    Este link y articulo en “Der spiegel” los puede dar unas información sobre uno de los ultimos libros de Hugo Fischer. http://www.spiegel.de/spiegel/print/d-46408099.html


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: