Cultura Transversal

Puesta de largo en el “Lara”

Posted in Autores, Flamenco, Flamenco en Crónicas, Joaquín Albaicín, Música by paginatransversal on 10 abril, 2016

JOAQUÍN ALBAICÍN - Foto José Luis Chaín-Soria Taurina

por Joaquín Albaicín – Hacía tiempo que no nos dejábamos caer por el Teatro Lara, uno de los pocos de Madrid que conservan intactos su aroma y mobiliario antiguos, esa bombonera -así le llamaba la afición- de la que, la noche del estreno de Los intereses creados, Benavente fue sacado a hombros y llevado en volandas hasta su casa, como Paula en Jerez tras despachar la corrida de los seis guardiolas. Dicen que por sus estancias se pasea aún, entre suspiros, el fantasma de doña Lola Membrives, y seguro que también algún otro ectoplasma que nos es más cercano y familiar, pues aquí se estrenó en 1915, con Pastora Imperio y mi tía María, El Amor Brujo de Falla y Martínez Sierra.

De cercanías va, precisamente, el disco que se presenta esta noche en escenario tan distinguido y de tan óptima acústica, el De cerca (Universal Music) de Josemi Carmona y Javier Colina, que habíamos escuchado ya antes de ceñirnos la corbata para acudir a la gala y cuya cubierta ilustra una bella imagen impresionada por Anya Bartels-Suermondt, quien se está convirtiendo en la fotógrafa de cabecera de unos cuantos flamencos y toreros de postín. Nos encontramos con ella a la puerta del teatro, y nos dice que a las seis y pico de la mañana toma el AVE a Sevilla para ver el mano a mano entre Castella y López Simon. A esa misma hora saldrá también, si bien en dirección a Barcelona, un Miguel Morán que ya anda dando vueltas a la tercera edición de Flamenco On Fire de Pamplona.

Junto con Bandolero, que aporta al disco todo su sentido del compás y su elegancia como percusionista, Josemi Carmona y Colina forman un terceto que actúa con frecuencia en escenarios de toda España (en Madrid, no hace mucho, en la García Lorca de Casa Patas y en el Café Central), por lo que puede decirse que el disco estaba cuajado y a punto para entrar en el horno desde hacía tiempo. Su primer corte, Morente Habichuela, unas alegrías dedicadas a la pareja que formaran en los escenarios y en varios discos Enrique y Pepe, viene ya a marcar el tono y acentos de un disco intimista, para oídos exquisitos, en el que los ingredientes flamencos se sirven empapados en una atmósfera conscientemente jazzística y, a veces, de chill out de categoría.

Tanto en el álbum como en el concierto del Lara, los tres intérpretes dejan patente su condición de músicos de diapasón completo. Los adornos de Bandolero son, prácticamente, falsetas y la granaína suena tan rumorosa y solemne en la guitarra de Josemi como en el contrabajo de Javier. Atacaron un tema no incluido en el disco, una farruca en verdad distinguida que, en el acordeón de Colina, brotó con un alma melódica tan balcánica que, como la verdad es que nunca hemos escuchado tocar una farruca con gaitas, las caricias de esta en el oído nos suscitaron la pregunta de si ese palo vendrá -como siempre se ha afirmado- de Galicia o… Ya me entienden. Disfrutamos de un bolero trasvasado a fórmulas flamencas, de unos tangos, de una exquisita versión del Incomprendido de Antonio González Pescaílla… Antonio Montoya, del dúo Montoya-Carmona, modulando la voz con auténtico gustazo y aire, reemplazó como vocalista a Amparo Bautista La Negra en el tema cantado por ésta en el disco. Y llegó al fin la propina de un Jorge Pardo que se puso en pie y emergió del patio de butacas para, flauta en mano, avanzar por el pasillo hasta unirse en el escenario a sus compañeros y regalarnos en el recuerdo a Antonio González unos brillantes pasajes de su cosecha.

-Eso, lo de salir cantando de entre el público, lo hacían mucho Caracol y Farina -comentaba luego Pepe Habichuela, contentísimo por la respuesta entusiasta del público a la propuesta artística de Josemi y compañía.

Abandonamos el Lara, claro, sumidos en gozoso estado de ánimo, y es de prever que, con el excelente y escogidísimo repertorio de este disco, el trío vaya a firmar buen número de galas (cuando estas líneas vean la luz, Josemi estará ya apretándose los machos para su paseíllo en el Nuevo Apolo con Marcus Miller). Y bueno, desde allí los conocidos tiramos todos hacia el reinaugurado Café Berlín, donde cantaba Guadiana y estaban los Porrina en pleno (Paquete inspiró con su guitarra la otra noche el cante de Lole Montoya, y volverá a hacerlo próximamente en otro concierto en Majadahonda). Allí se alternó hasta altas horas comentando el concierto del Lara, celebrando la buena música y, de algún modo, dando la bienvenida a una primavera que se estaba resistiendo a instalarse del todo en la capital. Llegó un momento, claro, en que hicimos mutis por el foro, unos hacia casa y hacia la estación otros. Eso sí: todos, tarareando Incomprendido y con notas de guitarra, contrabajo, acordeón y batería cosquilleándonos las sienes. ¡Gran concierto y gran disco!

Si algún día me hago fantasma, creo que el Lara sería uno de los sitios que más me gustaría que me asignaran como residencia. Aunque no sé si esas cosas se pueden escoger. Al fin y al cabo, como cantó desde la corbata de su escenario Antonio Montoya y canta en el disco La Negra en Verdad amarga… ¡el Destino manda!

Foto: José Luis Chaín

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: