Cultura Transversal

“Suma” y sigue. Y José de la Tomasa

Posted in Autores, Flamenco, Flamenco en Crónicas, Joaquín Albaicín, Música by paginatransversal on 18 mayo, 2016

JOAQUÍN ALBAICÍN - Foto José Luis Chaín-Soria Taurina

por Joaquín Albaicín – Llovía el otro día a cántaros y cubría la capital un cielo gris perla más propio del otoño que de la primavera que siempre le inspiró como poeta cuando entregó su alma al Sumo Hacedor Antonio Castro-Villacañas, pluma ágil y una de las cabezas más lúcidas y sensatas de su generación. Su partida me conmovió profundamente por los recuerdos de adolescencia que reavivó en mí. Pero la vida sigue y ahí aletea el flamenco sirviéndola de éter y panacea, como panacea es el buen vino que recorrió la otra mañana las mesas de Casa Patas durante el cóctel servido por Bodegas Ontañón para presentar la película de las entrevistas filmadas en los últimos tiempos por Pablo García-Mancha, cronista del Diario de la Rioja, a Luis El Zambo, El Güito, Estrella Morente y otras muchas prominentes figuras de lo hondo. ¡Importante documento!

Y es que esta ha sido semana de presentaciones. En el Teatro Real, que cumple doscientos años de existencia, hicieron oficiales un día antes Cristina Cifuentes y Aída Gómez las combinaciones cerradas para la Suma Flamenca que nos deleitará durante el mes de junio. Son los primeros carteles elaborados por la célebre bailarina en su estreno como directora del ciclo y su debut, desde luego, pone en pie a la afición ya en los lances de recibo: recital de Vicente Amigo, dinastías señeras como los Porrina, los Morente -Estrella con la guitarra de Riqueni- o los Rubios, una velada dedicada a Caño Roto, bailaores triunfadores allá donde pisan como Farruquito, Karime Amaya y José Maya -en el recuerdo, su Latente, que estrenara en París y presentó en el Teatro Español- y ecos clásicos como los de El Pele y Mayte Martín alternando con gargantas en alza: Pedro El Granaíno, Saúl Quirós, Samara Losada, José Enrique Morente… Un serial que llega, ciertamente, cargado de buenas expectativas, como barruntamos que las sembrará asimismo Flamenco On Fire, que hará pronto públicos los carteles para Pamplona.

Con tan buenos auspicios flotando en el aire volvimos al Patas a escuchar en la García Lorca y desde la fila cuatro -equivalente a la delantera baja del nueve en Las Ventas- a un poeta que canta: José de la Tomasa, sobrino nieto de Manuel Torre y aficionado a la pesca, que era también el pasatiempo preferido del gran Tomás Pavón, uno de los reyes del martinete y del cante por soleá de su tiempo y, como Tomás, hijo de la Alameda de Hércules, solar importante del flamenco por derecho. Tomó posiciones a su izquierda Manuel Parrilla y, no obstante ser la primera vez que ambos actuaban juntos, el acople fue irreprochable pese a que -por alegrías y taranto, por ejemplo- José de la Tomasa aliña su cante con giros de propia factura que, por aquello de la sorpresa, fácilmente hubieran desnortado momentáneamente a más de un tocaor.

Fue un placer y un gustazo disfrutar de la bonhomía, solera y limpieza con que este bastión de la Alameda dijo el cante ensortijado en el chisporroteante metal de Parrilla, asistir a esos dos lamentos de lujo por granaína que se sublimaron luego en el atanor y el alambique de la siguiriya, palo que se pudo considerar el pináculo artístico de la velada y en el que, como por soleá, José de la Tomasa es, a mi entender, uno de los cinco o siete cantaores de hoy que marcan la diferencia. Últimamente se ha extendido mucho eso de que: “¡Se están acabando los sonidos negros!” Pues no sé, oiga. Porque si va uno a escuchar a José de la Tomasa con Parrilla, a la salida toma una copa con Miguel El Rubio y a eso de las cuatro, ya de vuelta a casa, se encuentra con Chorrohumo y se mete de fiesta con él, eso de que: “¡Se están acabando los sonidos negros!” resulta ser frase clamorosamente desmentida por la experiencia científica. A lo mejor es que quienes la pronuncian tienen el problema de ir a escuchar a -o juntarse con- la gente equivocada. Cosa que tiene arreglo, por supuesto…

Hay, por tanto, que saber adónde y con quién se va. Mientras Baryshnikov se tomaba una copa en El Corral de la Morería, fue la del sábado, pues, noche de ambientazo también en el Patas. Llegamos a la sala de abajo cuando ya había rematado su triunfal actuación Antonio Canales. Con trazas de rey vikingo y mientras en la barra hacían tertulia Kelian Jiménez, Pol Vaquero, La Serrata, Tito Losada, Isaac de los Reyes, Samara Losada o Antonio El Ciervo, el bailaor se cobraba el merecido descanso cenando en repleta mesa junto a su gente -Ramón Jiménez, Juañares, Ingueta, David Jiménez…- con el alivio que da la consciencia de estar -desde su triunfo en Flamenco On Fire junto a Manuela Carrasco y, hace poco, también en el Corral– saliendo ya de su particular travesía del desierto, para alegría de quienes le vimos desde sus comienzos.

Ya queda claro que las próximas semanas van a ser intensas en Madrid para la fratría del flamenco. Procuraremos seguir en la brecha y dar la talla. ¡Nos vemos!

Foto: José Luis Chaín

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: