Cultura Transversal

Sin mirar el reloj

Posted in Autores, Joaquín Albaicín, Libros, Literatura, Publicaciones by paginatransversal on 24 junio, 2016

"JOAQUÍN

por Joaquín Albaicín – Una mañana de 1950, un matrimonio barcelonés y propietario de una mercería, que se dispone a cargar con los avíos para ir a la playa, puede ver perfectamente trastocados sus planes y su ritmo cotidiano por un secuestro y la obligación sobrevenida a uno de los cónyuges -ex policía y ex presidiario- de investigar el asesinato perpetrado en la ciudad, doce años atrás y durante un bombardeo aéreo, de un miliciano que se reponía de las heridas encajadas en el frente. Esto sucede en Tres días de agosto (Plaza y Janés), la más reciente novela policíaca de Jordi Sierra i Fabra, en la que Miquel Mascarell, inspector antes de ser “jubilado” por los vencedores en la guerra civil, se ve en la tesitura de averiguar hasta dónde y cuándo puede pervivir -y, por consiguiente, ser olfateado- el rastro de un delincuente. Cuenta a su favor con su convicción de que con los rastros pasa como con el karma, cuyos efectos siguen operando incluso ya muerto el individuo. Es decir: con esa intuición suya y con la experiencia tantas veces constatada de que, por más años que pasen, de un rastro siempre queda algo.

La pista clave puede encontrarse esperando al sabueso en la calle Murcia 18, tercer piso, en la casa de Herminia, enfermera de urgencias, o en el 90 de la calle Tánger, donde pernocta el socio de Casimiro Sanjuán, El Tigre de Bengala en los cuadriláteros, rival de El Estrangulador en las veladas de lucha libre del Price… O quién sabe si a sólo dos pasos, en el bar de la esquina, donde los parroquianos conversan sobre un único tema, el fichaje de Kubala por el F. C. Barcelona, porque doce años son bastantes y, tres días, un plazo harto corto para localizar sin ayuda oficial a ocho o diez desconocidos. Mascarell, no obstante, no descarta poder confiar -además de en algún contacto del pasado- en otro factor propicio a sus intereses: el valor que tenía el tiempo en 1950.

En aquellos días, cuando las llamadas se hacían desde cabinas de ficha (yo aún tengo guardada alguna), se extraía al tiempo otro partido. Mascarell, por eso, puede pasar tres días de taxi en taxi y de cabina en cabina inquieto, sí, y fatigado también, pero sin el estrés que hoy, con tantos adelantos, nos aturulla. El éxito de Mascarell en unas pesquisas que a los investigadores de CSI Miami llevarían semanas es prueba de que, entonces, el tiempo no corría tan deprisa y se le podía torear con mayor temple. Hacía más el avión, metía la cara con más nobleza. Y lo mismo, el dinero: había menos, pero cundía más, era más fácil que rompiera en la muleta.

Me gusta todo lo que he leído de Sierra i Fabra, porque su prosa sobria y muy eficaz tiene el don de engancharte. Su Mascarell y el Adamsberg de Fred Vargas son la noche y el día. Pragmático, prudente y metódico, Mascarell no es nada dado a las elucubraciones oníricas ni a fiar nada a la magia de las coincidencias. Para él, todo tiene un porqué muy mundano. Pero es que en esta época de tiempo sin freno la vida de la mayoría es eso, más prosaica que otra cosa. Las intrigas de Sierra i Fabra, además de deleitarnos, nos brindan también, por tanto, la enseñanza de que a ese tiempo bruto, sin brida que lo modere y no cualificado en que vivimos hay que saber jugar a ralentizarlo a la vez que no se le pierde el pulso.

Seguimos a Mascarell los pasos por las calles y escaleras de una Barcelona que ya no existe y disfrutamos del placer de leer una novela del tirón, pero de un tirón suave como el toque en el cite de Manzanares padre o el parón a la verónica de Cabré y, sobre todo, sin detenernos a mirar ni una sola vez el reloj.

Un gusto.

Foto: José Luis Chaín
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: