Cultura Transversal

¿Qué diría J.R.R. Tolkien sobre el Brexit?

Posted in Autores, J. R. R. Tolkien by paginatransversal on 2 julio, 2016

tolkien_brexitpor Gunnar Bjornson – J.R.R. Tolkien murió en 1973, el año en que el Reino Unido se unió a la Comunidad Económica Europea, que más tarde evolucionó hacia la Unión Europea. Él no tuvo la oportunidad de sentir todos los encantos de su país estando en la UE. Sin embargo, podemos hacer un experimento imaginario para entender cómo y por qué uno de los ingleses más grandes del siglo pasado pudo sentir hacia la UE y la posibilidad de abandonarla.

Una de las cosas más peligrosas en la UE es su extrema burocratización y el gobierno de una élite selectiva auto-impuesta orientada hacia las ideas del progreso, que instiga la inmigración masiva y no se preocupa sobre las identidades de las naciones. Tolkien describió tal sociedad en el capítulo “El rastreo de la comarca”.

Un montón de gente, rufianes principalmente, llegaron con grandes vagones, algunos para llevarse los bienes al sur, y otros para quedarse. Y más vinieron. Y antes sabíamos dónde estaban ubicados aquí y en toda la comarca, y empezaron a talar árboles y a excavar y a construirse cobertizos y casas según les gustaba. Pronto empezaron a enseñorearse y a tomar lo que querían.

… todo excepto las reglas se acortó más y más.

J.R.R. Tolkien era un conservador que se oponía a las intenciones del estado, o del superestado europeo, en controlar las vidas de la gente corriente, como el declaró en una de sus cartas a su hijo Christopher:

Mis opiniones políticas se apoyan cada vez más en la anarquía (entendida filosóficamente, significando la abolición del control, no gente bigotuda con bombas) – o una monarquía “inconstitucional”…

Se opuso al estado moderno como mecanismo gigante e híper-racionalista donde la gobernanza se concentraba en las manos de gente codiciosa de poder que tienen aspiraciones luciféricas pecaminosas para dominar y hacer todo lo que produzca este sueño de híper-racionalidad:

Los medievales fueron solamente demasiado correctos en tomar el nolo episcopari como la mejor razón que una persona podría dar a otros para hacerles obispo.

Esto es también el motivo por el que rechazó la naturaleza alienada del estado moderno y elogió cualquier signo de comportamiento humano no burocrático o de típico político como aquellos que gobernaban:

Dame un rey cuyo principal interés en la vida sean los sellos, ferrocarriles, o carreras de caballos; y que tenga el poder para echar a su Visir (o a quien sea), si a él no le gusta el corte de sus pantalones.

Si él estaba indignado por la burocracia de la Gran Bretaña de sus tiempos, entonces pueden imaginar su reacción frente a Bruselas con sus mecanismos de gobierno y regulaciones.

Según los fundadores de la UE, la unión se iba a convertir en uno de los bloques de un futuro mundo global donde las identidades nacionales de los pueblos serán desdibujadas. La idea estaba apoyada por los globalistas europeos y americanos. En su vida, J.R.R. Tolkien, fue un fuerte opositor a esta idea, declarando en una carta a Cristopher Tolkien el 9 de diciembre de 1943:

La mayor de las cosas se vuelve la más pequeña y más sosa o más plana cuando se vuelve global. Está llegando a ser todo un pequeño suburbio provincial. Cuando han introducido el saneamiento americano, el feminismo y la producción en masa en todo el Medio Oriente, Oriente Medio, Extremo Oriente, URSS, las Pampas, el Gran Chaco, la cuenca del Danubio, África Ecuatorial, Mumboland, Gondhwanaland, Lhasa, y los pueblos más oscuro de Berkshire, lo felices que seremos. En cualquier caso se deben de reducir los viajes. No habrá ningún lugar a donde ir. Así, (opino) la gente  irá más rápido. El coronel Knox dice ⅛ de la población mundial habla ‘Inglés’, y que es el mayor grupo lingüístico. Si es verdad, lástima digo. Que la maldición de Babel golpee a todas sus lenguas hasta que sólo puedan decir ‘bee bee’. Significaría lo mismo. Creo que voy a tener que negarme a hablar de cualquier cosa menos del viejo Mercian. Pero en serio: Me parece que este cosmopolitismo americano es muy aterrador.

Muy interesante es la descripción de Tolkien sobre Saruman, que fue hecha deliberadamente para sonar como un político “progresista”, al igual que los representantes de la clase política británica y europea, para justificar todo en nombre del orden y el progreso. Su argumentación en El Señor de los Anillos es muy similar a la argumentación de los que aterrorizan a los británicos diciendo que salir de la UE significará una pérdida de influencia en el gran poder de concentración en Bruselas:

Un nuevo poder está en aumento. En contra de ella los antiguos aliados y políticas no nos van a servir para nada. Esta es entonces una elección ante vosotros. Podéis unirnos a ese Poder… Hay esperanza de esta manera. Su victoria está a mano; y habrá rica recompensa para los que ayuden en ella. A medida que el poder crece, se demostró que sus amigos también crecerán; y los  Sabios, como usted y yo, con paciencia pueden llegar a dirigir sus rumbos, a controlarlos. Podemos esperar el momento oportuno, podemos mantener nuestros pensamientos en nuestros corazones, deplorando tal males perpetrados a propósito, pero aprobando la finalidad alta y última: Conocimiento, Regla, Orden; todas las cosas que hasta ahora nos hemos esforzado inútilmente en lograr, nos hemos frenado más que impulsado por nuestros amigos débiles o inactivos. No tiene que haber, ni habría, cualquier cambio real en nuestros diseños, sólo en nuestro medio.

En su ensayo “Sobre los cuentos de hadas” Tolkien responde a las críticas de escapismo, que es algo de lo que se acusa a los partidarios de Brexit:

¿Si un soldado está aprisionado por el enemigo, no consideramos que escapar es su deber?… Si valoramos la libertad de la mente y el alma, si somos partidarios de la libertad, entonces escapar es nuestro deber normal, ¡y tomar la mayor cantidad de personas con nosotros como nos sea posible!

Según J.R.R. Tolkien, la inutilidad de la resistencia al mal no es motivo de retirada. La identidad germánica, la identidad de los antepasados de los ingleses, se orientó hacia la escatológica de la muerte de los dioses, pero esto no les hizo unirse al caos y al mal. Muchos creen que el resultado del referéndum en el Reino Unido es una conclusión inevitable. Se esperan fraudes electorales múltiples, pero esto no debe detener a aquellos que quieren resistir:

El temperamento heroico fundamentalmente similar de la antigua Inglaterra y Escandinavia no puede haber sido fundado sobre (o quizás más bien, no puede haber generado) mitologías divergentes sobre este punto esencial. “Los dioses del Norte”, dijo Ker, “tienen una extravagancia exultante en su guerra lo que les hace más titanes que olímpicos; sólo ellos están en el lado correcto, aunque no es el lado que gana. El equipo ganador es el caos y la sinrazón”-mitológicamente, no los monstruos sino los dioses, son los derrotados, piensan que la derrota no tiene refutación”. Y en sus hombres de guerra son elegidos sus aliados, capaces de heroicidades que compartir en esta “resistencia absoluta y perfecta porque no hay esperanza”.

Uno de los últimos argumentos del campo de los partidarios de quedarse en la UE, es que el Brexit puede ampliar las divisiones internas dentro del Reino Unido ya que la mayoría de los escoceses, galeses y los irlandeses del Norte están en contra de Brexit y si el Reino Unido va a salir, esta decisión será tomada principalmente por ingleses. Tolkien no se habría molestado por esto, porque él se describió como un patriota de Inglaterra, no de Gran Bretaña, y vio a Inglaterra como prisionera del imperialismo británico (que ni siquiera estaba étnicamente podrido como el imperialismo actual de la UE). Dijo:

…Amo a Inglaterra (no a Gran Bretaña y desde luego no la Commonwealth británica).

Tengo grandes simpatías con Bélgica -¡que es aproximadamente el tamaño correcto de cualquier país! Me gustaría que el mío propio se limite aún por los mares del Tweed y los muros de Gales… (“El álbum de la familia Tolkien” (1992), página 69).

Si J.R.R. Tolkien estuviera vivo hoy, con toda seguridad habría votado por el Brexit. Él conocía el precio de la libertad y quería otro futuro para Inglaterra en lugar de su manipulación y destrucción por la máquina burocrática del monstruo liberal de Bruselas.

Fuente: Katehon.

Guardar

Guardar

Anuncios
Tagged with: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: