Cultura Transversal

Cuerpo, Mente, Alma

Posted in Autores, Flamenco, Flamenco en Crónicas, Joaquín Albaicín, Música by paginatransversal on 3 julio, 2016

"JOAQUÍN

por Joaquín Albaicín – Presentado en el Teatro del Canal en el marco de la Suma Flamenca, el espectáculo Cuerpo, Mente, Alma nos remite no sé si de modo deliberado a la tríada Cuerpo-Alma-Espíritu (o Sal-Azufre-Mercurio) de las doctrinas de la Alquimia, en torno a la cual giran igualmente la medicina tradicional tibetana, el ayurveda o la homeopatía. La semántica, más allá de los vocablos, nos habla de un mismo y único ternario y, si el paralelismo con el baile flamenco se nos antoja siempre de lo más pertinente, pues no es éste sino una aleación de gracilidad y peso, de ductilidad y firmeza, un título como este invita con mayor motivo a recordarlo. En dicho ternario, descolla la Mente-Alma como elemento propiamente femenino, ese volátil Mercurio que espera ser fijado por el Azufre y, entre los muchos momentos gozosos a señalar en la velada, tal vez esa idea de la coagulación de lo disperso quedara reflejada del más cabal modo en la estampa de Karime Amaya girando sobre sí misma, bajo la lluvia de luz del cenital, junto a un doliente Miguel El Rubio que le cantaba por siguiriyas con las palmas de las manos unidas en actitud de oración.

Ya antes los lamentos por fandangos al ralentí de Miguel, trenzados en el filo de la corbata, habían cuajado en uno de los momentos para el recuerdo de una noche que nos brindó la oportunidad de ver en un solo cartel a tres bailaores que, cada uno por separado, habrían de igual manera, sin duda, llenado el teatro. Inauguró el programa un duelo por jaleos en el que los tres arrancaron los olés a su personal modo –con ojos felinos Karime, con bríos de potro Juan y con cintura de junco José- como en uno de esos tercios de quites propiciados por un toro que humilla y mete la cara al llamado de los tres percales.

José Maya, que venía de celebrar el final de su curso en el Palais des Glaces de París, donde reside, sueña, imparte magisterio bailaor, toma café y visita pinacotecas, encarna de modo completo y redondo la quintaesencia del arte gitano y porta consigo una innata distinción en el marcaje y una figura como tallada a propósito para jugar con los claroscuros que, por soleá, paseó con esa cantadísima elegancia suya que tanto recuerda, a su manera, a las exquisiteces de El Güito o Mario Maya.

Karime Amaya, natural y legítima continuadora de la línea bailaora que la genial Carmen hizo pasar a la Historia, ofreció un danzar por siguiriyas reconcentrado y rebosante de cromatismo. Nos gusta siempre ver a Karime, porque su baile permanece ayuno de esas exageraciones y esos encadenamientos tumultuosos de violencias viriles que últimamente han invadido el de casi todas las bailaoras. Y fue un placer volver a ver luego de mucho tiempo a un Juan de Juan que tampoco dejó de presentar credenciales de primera en una ilación de pasos por bulerías y jaleos en la que se entrevieron muchos guiños y jugosas referencias al baile más tradicional y rancio, principal fuente de la que bebe. Tres artistas, en fin, a los que –decíamos- nos encantará volver a ver pronto en Madrid -o donde se tercie- y con un montaje propio.

Cante y baile sonaron a gran altura durante toda la gala, pues fueron felizmente acompañados los bailaores por algunos de los artistas que, en la Suma, han triunfado por derecho con sus propios espectáculos: la guitarra de Jesús de Rosario en Caño Roto, Miguel El Rubio e Ingueta en su noche del Berlín y Saúl Quirós en la Sala Berlanga, a quienes se sumaron la segunda guitarra de Iván Losada y la percusión siempre importante de su hermano Lucky. Todos, en uno u otro momento, nos regalaron pasajes de mucho arte y sabor.

Y hubo, claro, gran ambiente en el patio de butacas, en el que vimos a bailaores como Alejandro Granados, Rober El Moreno, Vanesa Coloma y Alfonso Losa -los dos últimos, protagonistas de un reciente éxito en el Fernán Gómez-, a Salomé Pavón, a Rocío Márquez, a Toni Fernández, a Chiqui Maya –con una serie de televisión y, quizá, también un musical a la vista- y a Pepe Maya, que ha dirigido para la Suma -y va a llevar también a Pamplona, a Flamenco On FireFlamenquillos, un espectáculo dirigido hacia el público infantil sobre el origen indio del pueblo gitano. Artistas con proyectos, con ilusiones y visiones que no quisieron perderse la salida a escena de tres puntales de la danza flamenca de hoy.

Foto: José Luis Chaín

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: