Cultura Transversal

Balcones flamencos

Posted in Autores, Flamenco, Flamenco en Crónicas, Joaquín Albaicín, Música by paginatransversal on 8 septiembre, 2016

"JOAQUÍN

por Joaquín Albaicín – La de “asomarse al balcón” es tradicional expresión taurómaca para calificar la reunión perfecta del banderillero con el toro, esa en que aquel clava los rehiletes en todo lo alto mientras flanquean y buscan su cintura las astas de la fiera. Para quien canta o hace sonar su instrumento musical desde un balcón, digo yo que el toro son los transeúntes y, las astas de éste, la multitud situada para pegarle olés justo a sus costados. El símil me cuadra. Bueno, pues Miguel Morán decidió que este año Flamenco On Fire sacaría el arte del que Caracol y Ramón Montoya son lares a las calles de Pamplona, a fin de que el viandante pudiera sentir su paseo matinal especiado por melismas aladinescos mientras recorría la ruta del Pincho Sabicas. Y… ¡Dicho y hecho!

La ventana de los tres balcones escogidos -el del Ayuntamiento; el del Gran Hotel La Perla, dormitorio de toreros de leyenda; y uno en la calle de la Mañueta, donde naciera Sabicas– da al casco viejo. Así que los pamplonicas y los visitantes arribados a la capital navarra para asistir a alguno de los eventos de Flamenco On Fire, entre pincho de chistorra o queso de cabra y pote de sidra o cervecita, disfrutamos de lo lindo jaleando y aplaudiendo una redondísima siguiriya de Montse Cortés o un fandango de Arcángel. ¿Buen Pincho Sabicas? Pues todos. Pero prueben el del Casino Eslava, de carrillera al oporto. También el de bacalao al horno de Chez Belagua, en Estafeta. Pero, sobre todo, ningún aficionado al flamenco puede ni debe dejar de degustar el de foie a la plancha de Fitero.

La primera guitarra en pasar por el balcón de la Mañueta ha sido la Diego del Morao, pero el acontecimiento ocurrió la víspera de nuestra llegada a la ciudad y, muy a nuestro pesar, nos lo hemos perdido. Hoy, ya en el lío, me emociona de verdad escuchar allí, a pocos metros de la casa de Sabicas, el toque por tangos de un Jerónimo Maya que -tras lucirse en balcones, coloquio, taller y escenario del Hotel Tres Reyes– sale del festival convertido en músico de referencia para muchos melómanos pamplonicas. También nos emociona y se emociona en el mismo balcón, por soleá y con la granaína que dedica a su tío, Pepe Luis Carmona. Y conmueve sobremanera la escucha, en tan significativo lugar, de la taranta dedicada por Pepe Habichuela a su hermano Juan. La guitarra de Pepe Habichuela ha destilado siempre un sabor y sentido especiales, Pepe es lo que yo llamo un gourmet del toque, mas hoy todo -el marco, el día, el mentón de Pepe, el bordonazo…- adquiere en él tonalidades púrpura. .

Pica el sol, pero la gente sigue a los flamencos de balcón en balcón como se sigue a los pasos de Semana Santa. De camino al Ayuntamiento, donde de nuevo Jerónimo actúa secundado por el eco cantaor de Miguel Jiménez y va a bailar un aurresku gitano Marco Vargas al son del saxo de Josetxo Goia-Aribe, saludo a Mara, la hija de Sabicas, que no ha faltado a ninguna edición de Flamenco On Fire. A la hora del pincho, el centro histórico de Pamplona es un permanente pulular y un jubiloso encuentro con aficionados de solera o de más reciente arrimo, pero no menos entusiastas. Muchos periodistas cubren el festival: Antonio Parra para El País, José Manuel Gómez Gufi para El Mundo, Rafael Manjavacas para Deflamenco.com, Alejandro Escribano y Carmen García Bermejo para el programa de radio Círculo Flamenco, Loretxo Iñarrea para RNE… Por nuestro lado pasan ahora Carlos Habichuela, Toñi La Pescaílla y Amparo Bengala. Y ahí va Arcángel, camino del balcón de La Perla tras haber triunfado en el Teatro Gayarre con sus Voces Búlgaras.

Una cervecita con dos grandes aficionadas: Conchi Medina y Mertxe Labrador. Vemos a Marie Gómez, a Pilar Lezama, a Mercedes Corretge, a María José y Rosa Morán, a Javier Lacunza –de la Fundación Baluarte- y, con su mujer, a Diego Luis Fernández, presidente del Instituto de Cultura Gitana. Brindamos con Luis Jiménez y Azucena. Por allí va Javier Fergo cámara al hombro. ¡Buenos días, Marta Vila Aguilá y Popo Gabarre! Saludamos a Elena García, maestra de danza oriental, y a los flamencos de la tierra que la víspera ofrecieron una gran noche en La Casa de Sabicas: la bailaora Sandra Gallardo, Jolis Muñoz, Rafa Borja, Ekhi y Urko Ocaña, Rico Muñoz, Berna El Morabito… El magnífico actor José Maya ha llegado con su compañía -Pedro Ojesto, Vaky Losada, Chiqui Maya, Remedios Heredia…- para representar la obra Flamenquillos. La nube viajera, destinada al público infantil.

Cae en la Plaza del Castillo un sol de castigo y Guadiana, inspirado y valiente por soleá y jaleos y con Jerónimo a la guitarra en el balcón de al lado, suda la gota negra. La gente les ovaciona con fervor. Aparece Chema Muñoz, de La Casa de Sabicas, y nos recuerda que hoy tenemos un arroz. Ricardo Hernández, coordinador de Gaz Kaló y del ciclo de conferencias, nos presenta en la Estafeta a Maider Beloki, concejala de cultura, que acepta nuestra invitación arrocera a La Casa de Sabicas: paella de verduras, claro, pues Miguel Morán es vegetariano, pero de lo más suculenta. Justo acabamos de degustar el manjar cuando hemos de pasar a la zona de la barra para ceder el sitio a los alumnos del taller de percusión de Ane Carrasco. Y allí, hasta que nos dejan volver a ocupar mesas y sillas, nos quedamos todos de charla y muy bien atendidos, pues los Muñoz son anticuarios y nunca falta en su casa el whisky de muchos años y, quizá, siglos.

En la fiesta está Natalia Ruiz Juaristi, fumadora de Habanos como yo y cuyo bisabuelo, médico de la plaza de Pamplona, salvó en 1948 la vida a Minuto, banderillero de mi abuelo, la tarde en que se dio la Corrida de los Tres Gitanos y uno de los toros escupió el estoque, que fue a clavarse en su vientre con coraza de plata. Se pide a Salomé Pavón que cante, me parece una gran idea y lo hace por soleá acompañada a la guitarra por Jesús Jiménez, que pulsa el cordaje acordándose de Melchor de Marchena. Brotan los olés. Aquello se pone al rojo vivo. Se rompe Jolis Muñoz por bulerías y, al rato, me animo a sacar a dar una vueltecita por rumba a Maider. Todo esto se lo pierde Carlos Aguilar, que, tras el postre, ha de ausentarse de La Casa de Sabicas para dar en el Baluarte su esperada conferencia sobre flamenco y cine. Saliendo de allí, encontramos a pocos metros, de fiesta en una terraza, a Jerónimo Maya con Eva La Lagartija, Miguel Jiménez y otros amigos, y decidimos unir fuerzas antes de ir al Tres Reyes a la gala de Belén Maya.

Al día siguiente, más balcones. Saludamos a la gente del cine: Pablo Calatayud, director de un documental sobre Sabicas, y Joaquín Calderón, ya acabando el montaje del suyo sobre Flamenco On Fire. A Pepe Luis Carmona, que vuelve a cantar con la guitarra de Carlos de Jacoba en el balcón del Ayuntamiento, lo escuchamos mientras tomamos el aperitivo con Paco Suárez y con Carlos Sola y Karmele Torres, que fueron herramientas esenciales en la primera edición del festival y ahora, en Marbella, además de regentar la Taberna y Arrocería Barrika, preparan el despegue de una peña flamenca aglutinada en torno a la figura de Pepe Habichuela. El primo Ricardo nos trae unos pinchos de pulpo, lo que aunado al cante de Pepe Luis nos hace recobrar el ánimo On Fire.

Y ya hay que irse hacia la Plaza de Castillo, donde -nos avisan Marote y Sergio Delgado- van a asomarse al balcón Alba Molina y Joselito Acedo. Hacia allá va también Ainhoa Aznárez, Presidenta del Parlamento de Navarra. Esto es un no parar. Y… ¡que no pare!

Foto: José Luis Chaín
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: