Cultura Transversal

Humor y Séptimo Arte

Posted in Autores, Cine, Historia, Joaquín Albaicín, Libros, Publicaciones by paginatransversal on 18 marzo, 2017

"JOAQUÍNpor Joaquín Albaicín – La salida de imprenta de un libro de Carlos Aguilar en torno al Séptimo Arte es siempre una buena nueva, y hacia El Corte Inglés de Callao que nos vamos para asistir a la de su Cine cómico español 1950-1961, que le ha prologado la eternamente bella Analía Gadé y publicado Desfiladero Ediciones. Al abandonar el ascensor en la planta séptima y encontrarnos en la sección de Hogar, confesamos que el paraje se nos antoja de lo más original para la puesta de largo, pues bautizar un libro entre vajillas, comedores y tresillos nos obliga a pensar en los comienzos del grupo surrealista de París, por lo que nos llevamos una desilusión -perdonen la franqueza, señores editores- cuando un dependiente nos informa de que la celebración del acto está prevista al fondo, en el espacio Ámbito Cultural, que es una estancia normal y corriente y con sillas faltas de cualquier toque buñuelesco. Pero bueno…

Tras unas palabras a cargo de Diego Moldes, Carlos Aguilar se desenvuelve con su fluida oratoria y proverbial desenvoltura y, llegado el turno de preguntas, Moldes concede la vez a alguien que debe de haber levantado el dedo tres o cuatro filas detrás de nosotros.

-¿Cómo es posible –le escuchamos preguntar- que en los 50, cuando aún había en España muchas carestías, el cine lograra una calidad de humor tan elevada y ahora, cuando estamos retrocediendo hacia niveles de pobreza tan drásticos o más que los de entonces, el humor del cine español resulte tan ramplón y zafio? Es más: las novelas de Noel Clarasó, uno de los principales guionistas de la época, dudosamente encontrarían hoy editor. Para empezar, por sexistas.

La voz nos suena familiar. Giramos el cuello. Sí, se trata de él. Quien, sentado junto a Juan Carlos de Laiglesia, director de El Pulso, acaba de hacer uso de la sinhueso es el escritor Frank G. Rubio, a quien Valdemar acaba de publicar una selección de textos de Aleister Crowley: El Libro de las Mentiras & Konx om Pax & El equinoccio de los Dioses. A mi tía, cuando bailaba con Diaghilev, la dibujó varias veces la pintora Dame Laura Knight, que fue discípula del orondo mago, pero debo decir que Frank es el único crowleyano de verdad a quien he conocido. En estos momentos en que el mundo parece verse arrastrado hacia el precipicio vikingo donde acaba el mundo, creo que sólo un conjuro de Frank podría sacar a Julian Assange de la Embajada de Ecuador en la capital inglesa. Porque es en la de Londres donde está, ¿no?

-Pues ya lo he dicho -responde Carlos, devoto también de Clarasó y de su novela El asesino de la luna-. En el cine español, el humor empieza a descender de calidad en torno a 1960. Cae en picado hasta que se desemboca en la actual situación, en la que el humor deviene zafiedad… si es que no ha desaparecido por completo.

Alguien menciona el landismo. Pero a Carlos le asiste la razón: el landismo es, sí, uno de los síntomas enfermizos característicos del cuadro clínico del cine de humor que ya entonces pataleaba en caída libre, pero, en comparación con las comedias de hoy, una de Landa está a la altura de Ciudadano Kane. Debo decir que la única película española que he visto en cosa de un año ha sido El hombre de las mil caras, que me pasó un cinéfilo africano y me ha gustado mucho. Pero no voy a ver una española de humor ni por equivocación, pues los guiones parecen escritos por o para gente que carece de gracia, que es la inmensa mayoría, cosa que, a tenor de tantos individuos que vivieron en los 50 y a los que he conocido y tratado, no sucedía en aquella década.

El humor impremeditado, en cambio y paradójicamente, se asoma sin tregua a las películas y series de televisión españolas pretendidamente serias, como esa sobre Viriato contra Roma que tanto éxito tuvo hace no mucho, cuyo título no recuerdo y en la que uno de sus lugartenientes espetaba con acento de Aluche al caudillo lusitano:

-Pero joder, Viriato… ¿Cómo leches quieres que derrotemos a los romanos si te has encoñado con una romana?

Para el guionista, se suponía que esta era una conversación seria y de cuya conclusión dependía el destino de la guerra contra el ocupante.

Procédase, pues, a dar al cine de entonces el repaso propuesto por Carlos Aguilar en esta nueva obra suya cuidadísimamente editada, un cine –el universo de Berlanga, Fernán Gómez, Pepe Isbert, Analía Gadé, Neville, José Luis Ozores…- que, en contraste con su falta de medios, derrochaba una brillantez en el hilado narrativo de la que para sí quisiera un ápice la totalidad de los realizadores de hoy. Basta revisar los diálogos de películas como Bienvenido, Mr. Marshall, El último caballo o La vida por delante –viviseccionadas por él entre muchas otras- para constatar que la actual situación del cine humorístico español es la fase terminal de un crujido civilizacional verdaderamente spengleriano.

De hecho, la contundencia del diagnóstico formulado en El Corte Inglés convierte a Aguilar en el más legítimo Spengler español de que hoy tengo noticia en lo que a la comedia se refiere. Quizá le falte aquella voz tonante del Fernando Fernán Gómez que presentara en 1993 su libro Las estrellas de nuestro cine a cambio sólo de una invitación a cenar, caso probablemente único en el currículum del gran actor, pero el dictamen es, insisto, tan auténtica como estremecedoramente spengleriano. El landismo fue sólo la primera cerilla arrojada a un bosque en el que apenas queda ya un árbol, y estoy seguro de que el filósofo de Blackenburg, de vivir, no sólo habría corroborado esta impresión, sino que se habría desplazado hasta España sólo para conocer y chocar esos cinco a Carlos Aguilar, ya que no pudo hacerlo en su día con los del Ortega y Gasset que le prologara La decadencia de Occidente.

De todos modos, la ciencia da cada día pasos de gigante y no es inverosímil que pronto podamos volver a tener entre nosotros a Spengler, de modo que ese encuentro resulte factible. Por supuesto, ¡nos encantará estar presentes!

Foto: José Luis Chaín

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: