Cultura Transversal

La noche, el flamenco, la suerte…

Posted in Autores, Flamenco, Flamenco en Crónicas, Joaquín Albaicín, Música by paginatransversal on 6 abril, 2017

"JOAQUÍNpor Joaquín Albaicín – Como mi mujer está metida en el camerino haciendo voz con los guitarristas, la gente necesita un sustituto a quien desear suerte y, al cruzarse conmigo en el restaurante, la barra o el ascensor, soy yo -como era de prever- el escogido.

-Suerte, tío -Me bendice uno.

-Muchas gracias.

Otro:

-¡Joaquín! ¡Mucha suerte!

-¡Muchas gracias!

Así hasta que, ya con quien esto suscribe colmado de bendiciones y parabienes y la sala abarrotada -otro no hay billetes en la García Lorca de Casa Patas– hace su esperada aparición Salomé Pavón, ceñida por indostánicos cromatismos para romper el silencio con un rotundo sartal por trilla, pregón, martinete y toná que arranca los primeros olés de la noche para una cantaora de dinastía que llevaba una temporada larga sin anunciarse en los escenarios de la capital.

Ovacionado ya su cante a palo seco, rompen plaza Miguel Vargas y su hijo Juan, guitarras de la tierra de Porrina e Indio Gitano, quienes han dotado a los tientos caracoleros y la zambra de una base melódica luxuaria y hechizante sobre la que la cantaora desgrana a placer y con eco propio los sones del abuelo genial, por cuyo recuerdo a más de uno, y no sólo a mi suegra, se le escapa una lágrima. A partir de entonces, la velada transcurre bajo el manto de una expectación que no flaquea. Y es que, en los últimos tiempos, se está escuchando en la García Lorca muy buen cante por siguiriyas: recientemente, los de Pansequito, El Pele o María Vargas… y, esta noche, el de Salomé Pavón recreando la herencia de su tío Tomás. Por eso, no entiendo muy bien a la gente que no cesa de agorar que si “¡Se acaba el cante gitano””, que si “¡Desaparecen los sonidos negros!”… Quizá el problema resida en que ellos no escuchen a quienes debieran y busquen el flamenco en parajes o conventículos equivocados, no sé…

Lo mismo decimos de la soleá por bulerías, que le salió con la templanza, la ligazón, la enjundia y ese sabor a metal fundido propios de lo auténtico. Escribe Miguel Argaya en su más reciente poemario –Práctica del amor platónico– que “quien aspira a encontrarse en la memoria, suele perderse en ella para siempre”. Y la razón le asiste, por cuanto nos recuerda con sus palabras los muchos espejismos producto del recuerdo, pero qué duda cabe de que el pasado es también fértil legado suministrador de firmes asideros. Y hay toneladas de tradición y solera tanto en el cante de Salomé Pavón como en el son, el regusto y los acentos de las guitarras de los Vargas.

Cantaora valiente y que siempre arriesga, como me destaca Guadiana. Gran conocedora de los estilos por siguiriyas y soleá, subraya Toni Fernandez. Su elegancia en el vestir y su don escénico no abundan, me dice Ricardo Cué. Amigos, en fin, que con sus comentarios y olés me ayudan a elaborar el mosaico de esta crónica de una noche en la que cada letra por alegrías brotó de la garganta de Salomé Pavón con la tersura de las flores del ramo enviado hasta su camerino, desde Pennsylvania, por la Dra. Erika Sutherland.

Tanta suerte deseada en los prolegómenos de la gala a mi inspiración y mis cuerdas vocales se trasladó, en fin, a Salomé, cosa que como aficionado y marido agradezco enormemente a la concurrencia, entre la que vimos, decíamos, a Ricardo Cué, Inés Gil de Biedma, Isabel Mezquita, Javier Castro-Villacañas, Cristina de las Heras, Luisa Ortega, Soraya y Jordana Pavón, Guadiana con su nuevo disco bajo el brazo, Sole Puig, Javier Esteban Guinea -director de Encuentros con lo Sutil y terapeuta operante en el mundo onírico- o el gran actor José Maya, que recibirá esta semana el Premio 8 de Abril de Cultura Gitana concedido por el Ministerio de Cultura.

Las próximas comparecencias de la cantaora parece ser que la llevarán a tierras extremeñas, así que por allí nos dejaremos caer. Entretanto, acaba de sonar el pistoletazo de salida del VIII Festival Flamenco del Corral de la Morería y está a punto de asomarse -el sábado- a la García Lorca el jerezano Jesús Méndez. ¡Prometedoras veladas de las que procuraremos también darles cuenta!

Foto: José Luis Chaín

 

Guardar

Anuncios
Tagged with:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: