Cultura Transversal

El mundo del alma

Posted in Autores, Joaquín Albaicín, Libros, Publicaciones, Sabiduría Universal by paginatransversal on 8 abril, 2017

"JOAQUÍNpor Joaquín Albaicín – Por fin, luego de años de comunicaciones epistolares y de leer sus escritos, me fue hace poco dado conocer en persona a Pere Sánchez Ferré con ocasión de la presentación en Madrid -en La Central de Callao- de su nuevo libro: El alma, el espíritu y el sentido (Olañeta). Reputado investigador de la historia y doctrina de la Masonería, es también Sánchez Ferré colaborador prácticamente desde sus comienzos de La Puerta, la revista fundada en 1981 y en la Ciudad Condal por los hermanos d´Hooghvorst, discípulos de Louis Cattiaux. Forma parte, pues, con Raimon Arola, Juli Peradejordi, Lluisa Vert y otros, de ese núcleo catalán que tanto ha contribuido a mantener vivo en España el estudio de la tradición hermético-alquímica.

Durante la puesta de largo de la obra, su elocuencia y plácido carisma nos recordaron las palabras de Raimon Panikkar a propósito de los conferenciantes y a las que hace no mucho aludíamos en otro artículo, aquello de que: “No hay que preparar el discurso, sino al orador. Yo no preparo los textos para leerlos en público, sino que me preparo a mí mismo en cada momento de mi vida para ser capaz de hablar”… Es actitud asimismo constatable en la naturalidad y buen ritmo con que, sobre el papel, fluye su prosa.

En cuanto a su libro, El alma, el espíritu y el sentido viene a ser un mapa -trazado con astrolabios y compases etimológicos- del universo psíquico, una serena y rigurosa reflexión sobre qué distinguiría a la psyque (el alma) del pneuma (el espíritu), mas para cuya comprensión debemos tener presente, creo, que con el segundo término se hace referencia aquí más bien al espíritu vital que mantiene el alma unida al cuerpo, y no tanto a ese Espíritu con mayúsculas del que el pináculo del alma o psyque -esa “zona” de la misma más desprovista de impurezas astrales- siente inveterada nostalgia y al que aspira a reunirse de modo permanente tras su desprendimiento de los lastres que la mantienen atada al cuerpo físico.

Nos encontramos, pues, ante un estudio sobre el alma y sobre el espíritu astral que la vincula al cuerpo: circunscrito, es decir, a los límites de lo que en términos hindúes es llamado el jivâtman (el “yo” o sí individual) y que detiene sus reflexiones al alcanzar las fronteras del Âtman (el Sí). Así pues, la psyque o alma calificada aquí de inmortal lo es en el sentido de que, con ese término, nombran Platón, Proclo y otros a los componentes de la misma más “próximos” al Espíritu, ese Rey o “Uno más allá de los Siete Rshis” en torno al que, según la tradición hindú, pueden y deberían reunirse los Soplos o bhutas y que, una vez dejado atrás y sumidos ya en proceso de descomposición tanto el cuerpo como el espíritu vital o espíritu con minúsculas, pueden, tras el colapso definitivo de las funciones físicas, sobrevivir incorporados al Cuerpo de Gloria.

Todo cuanto afirma Sánchez Ferré en este ensayo nos parece, por tanto, cierto siempre que tengamos en cuenta que su punto de vista es el del hermetismo, tradición centrada en la recuperación en vida del estado primordial o adámico y en la prolongación póstuma del ser individual en un Paraíso Celestial. Ello resulta patente en las principales fuentes a que recurre, las judeocristianas -unos Evangelios transmitidos fundamentalmente en lengua griega- y las grecorromanas, restos de una tradición que, al menos en los textos -seguramente, tardíos- que conocemos no parece haber tampoco abordado de modo explícito la existencia de estados supraindividuales del Ser, es decir, la de estados espirituales póstumos superiores a los que conceden la perpetuidad o vida en el Paraíso Celestial al alma regenerada. Algo similar, aunque con más reservas, podría decirse del Islam. En cuanto al antiguo Egipto, sólo nos es dado hacer conjeturas más o menos razonablemente fundadas en virtud de una ciencia hermenéutica a la que puede prestar buen servicio el recurso al estudio comparado de las religiones.

A quien desee ir más allá de esos límites y contextos propios del hermetismo, podemos recomendarle la lectura de estudios disponibles en castellano como El hombre y su devenir según el Vedanta, de René Guénon; Sobre la psicología tradicional e india, de Coomaraswamy; o Cuerpo Espiritual y Tierra Celeste, de Henry Corbin. Un placer, en fin, la lectura del excelente, clarificador y lúcido libro de Pere Sánchez Ferré y un placer también la prolongación del encuentro en torno a una mesa surtida de viandas ante la que éste y su cortejo disertaron sobre jabalíes, masones, excomuniones a levantar, Guénon o la monarquía, entre otros temas jugosos. Alimentos, pues, no sólo para el cuerpo, sino también para la psyque.

Foto: José Luis Chaín

 

Guardar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: