Cultura Transversal

Las vampiras y la estatua de Curro

Posted in Autores, Joaquín Albaicín, Libros, Literatura, Publicaciones by paginatransversal on 13 abril, 2017

"JOAQUÍNpor Joaquín Albaicín – De dos años a esta parte, las vampiras regresan. El pasado, logró reconocimiento en varios festivales de cine una película iraní protagonizada por una upira. Y Víctor Matellano dirigió hace dos otra del mismo género en la que rescata para la pantalla a la Caroline Munro a quien no veíamos casi desde sus tiempos de ricahembra colmilluda esclava de Drácula en los días en que a éste le ponía porte y cara Christopher Lee.

Esta fantasía suya de pendones carpatianos –Vampiras– nos descubre a una Marta Flich que recrea a la perfección y mejorándolo mucho el prototipo de murciélaga buenorra con elegancia de güisquería y notorias habilidades como prometedora meritoria porno. Entallada entre Mathilda May y Laura del Sol, es una pena que su láctea tez no le permitiría encarnar en el cine a la vampira linajuda por antonomasia, Carmilla, pues Sheridan le Fanu fue de lo más preciso en su descripción de la cobriza piel de ésta, heredera del linaje extinto -aunque sólo en las horas diurnas- de los Karstein.

Ya Elsa Martinelli dio vida, sin embargo, en su momento en el cine a Carmilla, y en ella y su media melena podría haberse inspirado el magnífico Alejandro Colucci para las ilustraciones que embellecen la edición de aquella novela reeditada ahora por Valdemar bajo el título Carmilla y otros relatos de mujeres vampiro. Otra de las narraciones incluidas en la antología es La muerta enamorada, de Gautier, que en la película de Matellano es, en los ratos en que no anda cabalgando con frenesí a su futuro almuerzo, una de las lecturas preferidas por la vampira Marta Flich.

Ya acabando la lectura del libro, nos ha sorprendido agradablemente Cuando había luz de luna, de Manly Wade Wellman, cuyo protagonista es no otro que Edgar Allan Poe, autor a su vez de Berenice, que abre el volumen no sólo por antigüedad, igual que Frascuelo va en el cartel siempre -siempre que le dejan, claro- por delante de Curro Díaz o El Juli, sino por méritos propios, pues este relato fue una de sus faenas para la historia. Wellman inició su carrera como guionista en el Hollywood pionero y mudo y destacó durante seis décadas como prolífico autor de cómics y escritor todoterreno de novelas de terror y del Oeste.

Entra también en el lote Pues la sangre es vida, de Francis Marion Crawford, donde nos es desvelado que, aun decapitados y empalados, los vampiros disfrutan de una suerte de supervivencia parecida a la del fuego fatuo, alucinación que quizá Crawford escuchara de labios de simpatizantes de la Sociedad Teosófica cuando, antes de dedicarse a la literatura de terror, estudió sánscrito en India allá por 1910.

En cuanto a nuestro símil taurino, dista de ser gratuito, pues los antitaurinos, temblorosos en su espectral crepúsculo, atacan con recurrencia estatuas con pintura roja, lo que denota la condición de muertos vivientes animadora de sus macilentas constituciones. Es de hacer notar que, en Sevilla, la de Curro Romero ha sido profanada por ellos al tiempo que la de Hermes, dios de la elocuencia y santo patrón de la alquimia, hecho nada casual por cuanto Curro ha sido uno de los principales hierofantes en el sagrado arte de espiritualizar el cuerpo y corporificar el espíritu. Los trabajadores municipales están demostrando, en su afanosa misión de limpiar una estatua tras otra de sangre de pega, ser unos más que dignos discípulos de Van Helsing. Claro que no estaría de más pasar ya a mayores y, a la caída de la noche y a fin de exterminar la plaga de no-muertos, apostarse con bien afiladas estacas en las inmediaciones de la Maestranza, donde no sólo pernocta Curro, sino también víctimas tan apetecibles para los vampiros como Pepe Luis, Manolo Vázquez y Manolo González.

Francis Marion Crawford lo hubiera aprobado y Marly Wade Wellman, sin duda, contado. ¿Para qué, pues, perder más tiempo?

Foto: José Luis Chaín

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: