Cultura Transversal

Juan “Habichuela”, en el recuerdo

Posted in Autores, Flamenco, Flamenco en Crónicas, Joaquín Albaicín, Música by paginatransversal on 21 junio, 2017

"JOAQUÍNpor Joaquín Albaicín – La guitarra asolerada y cálida del gitano caballeroso y recto que fue Juan Habichuela se consolidó durante décadas como una pieza fundamental del engranaje flamenco, y no sólo por la calidad de aquel punzado y aquel rasgueo suyos que hacían aflorar los olés en gavillas, sino porque difícilmente haya existido un tocaor dotado de su pasmosa versatilidad. Hay guitarristas inmejorables para acompañar a determinados cantaores, pero no me viene a la memoria ninguno con la capacidad que a él le distinguía de acoplarse a los ecos y maneras más dispares sin perder un ápice de brillo y grandeza. Juan Habichuela hacía sacar lo mejor de sí mismos igual a Caracol que a Camarón, Fosforito, Menese, Chocolate, Fernanda, Chano, Morente, Valderrama o Sordera y, como decíamos, sin que su guitarra se dejara nunca en el camino los detalles propios ni el sonido de la casa.

Era de rigor que Madrid, donde acaba de ser inaugurado en Campamento un parque que lleva su nombre, hiciera un brindis al sol de su memoria transcurrido un año de su llorado deceso, y es de aplaudir la sensibilidad en ese sentido de Suma Flamenca al programar la velada con que, de la mano de su prosapia, celebramos los méritos de su obra y personalidad inolvidables. El espectáculo, que discurrió por la senda doblemente emotiva de la altura artística y el recuerdo del ser querido, fue un nítido exponente de las distintas tendencias musicales en que la familia Habichuela ha incursionado en los últimos treinta años, desde la ortodoxia de purísima cepa por siguiriyas de Pepe Habichuela o el aroma a tablao de siempre de la guitarra de su hermano Carlos hasta la balada de Nono y Lucas Carmona, los emblemáticos tanguillos de Ketama con que Juan y Josemi Carmona lograron pulsarnos todas las fibras de la emoción, la senda también de estricta observancia de Juan Habichuela nieto, el elegante martinete o la vidalita azambrada de Pepe Luis Carmona -con un dulcísimo Juan a la guitarra- o el ecléctico y cautivador cruce de estilos por que se distingue la propuesta de Josemi con Javier Colina y Bandolero.

Rompió plaza Pepe Habichuela. Si siempre ha sido un tocaor puntero y con sitial propio, lleva un tiempo sacando a su guitarra sonidos de apabullante hondura. Desde mi sentir, escuchar hoy por granaína, siguiriyas o alegrías a Pepe nos aporta a todos lo que en mi primera juventud suponía ir a escuchar a Mario Escudero o Sabicas en sus escasas comparecencias por estos pagos: disfrutar de un artista que se ha convertido en fuente y posada de obligado alto para todo joven aspirante a ser alguien en el mundo de la guitarra flamenca. ¡Espléndida faena, de arte y regusto, la que nos ofreció, que viene a corroborar ese gran momento que hace nada le vislumbramos en su recital del Teatro Lara!

Y, transido también por la emoción, Josemi Carmona mostró una vez más que ha sabido aposentarse en el escalafón de guitarristas sobre una atalaya propia y singular, similar a ese sitio de exquisitez y sutileza que con la muleta logró ocupar ante el toro Manzanares durante muchas temporadas. Es de preceptiva escucha su disco con Colina y Bandolero (De cerca), así como hay que estar atentos a esa vuelta de Songhai en la que él y su primo Juan se han embarcado con Toumani Diabate.

En cuanto a Juan Habichuela nieto, tercera guitarra solista en liza en este cartel, une a la línea estilística de su abuelo los recursos de Paco y se perfila con absoluta nitidez como el tocaor de alante llamado a perpetuar en el tiempo los registros y sellos melódicos característicos de su linaje. Carismático en la bulería, arrancó los aplausos con significativa naturalidad, indicativo de que transita, como sus ancestros, por el buen camino.

Y bueno, antes de celebrar el éxito con unas cervecitas en el Nevada y de que Juan Carmona partiera camino de Córdoba a tocar a Lole Montoya en la Noche Blanca para, desde allí, salir pitando a cumplir en Mont de Marsan con el siguiente compromiso de esta gira de Familia Carmona-Habichuela, un fin de fiesta por tangos con los flamenquísimos y vibrantes ecos de Luisi Carmona e Irene Molina y el baile de Loli Habichuela, Toñi Heredia, Amara Carmona y Celeste Soto puso fastuoso broche a una gala a la que no se podía dejar de acudir, pues la memoria y legado de Juan Habichuela seguirán en el aire y prendidos en los corazones en tanto persista la afición y el amor a nuestro arte, fruto de la inspiración, pero también hijo también de una cepa de nobleza y señorío que su persona, siempre respetuosa y gentil, encarnó con cabal sencillez.

¡Hasta siempre, tío Juan, y gracias por tantas noches de enjundia artística que nos regaló! Y mucho éxito para este magnífico espectáculo.

Foto: José Luis Chaín

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: