Cultura Transversal

“Jirones de gitanería”

Posted in Autores, Flamenco, Flamenco en Crónicas, Joaquín Albaicín, Música by paginatransversal on 4 julio, 2017

"JOAQUÍNpor Joaquín Albaicín – En esta Suma Flamenca, programada con valentía y conocimiento por una Aída Gómez que, en más de una velada, ha apostado con firmeza por artistas de enorme calidad, pero cuyo anuncio no era garantía de aglomeraciones a la puerta del teatro y ante cuya inclusión en los carteles la mayoría hubiera -equivocadamente- reculado, hemos tenido la oportunidad de disfrutar del baile de adamantina factura de Manuela Carrasco, pero también, en la velada de clausura del ciclo, del asimismo siempre emotivo e impactante de Pepe Torres, uno de esos bustos a quienes, para definir de modo aproximado su corte artístico, bastaría con decir que son la verdad del baile gitano. Nieto de Joselero de Morón y familia de Diego del Gastor, La Andonda y otros legendarios nombres de la guitarra y el cante, el baile de Pepe Torres, que presentó en el Teatro Pavón su espectáculo Jirones de gitanería, tiene que ver muy poco -por no decir nada- con las pretensiones y emulaciones de orden coreográfico que influencian en demasía la danza flamenca de hogaño, siendo, de hecho, uno de los pocos que nos recuerdan en su hacer, en este trazo o aquel desplante, el halo de bailaores como Güito, Farruco o Rafael El Negro, tal vez también el del Anzonini que aprendió de Juanito Mojama… y en los que la existencia de un áureo hilo de continuidad con los orígenes del arte resulta patente.

De entrada, y aunque pueda parecer detalle de segundo orden, nos congratuló de verdad, lo mismo que en el concierto de Jesús de Rosario de la víspera y también en la noche de Manuela Carrasco, ver a los flamencos salir a escena respetando la estética tradicional propia de este arte, aportando una armonía y una coherencia visual al espectáculo con sus camisas y pantalones negros, sus zapatos del mismo tono y algún que otro pañuelo por sólo adorno. Uno termina harto, la verdad, de sudaderas, chanclas, gafas de sol sobre la frente y ositos tatuados cuando asiste a veladas flamencas cuyos protagonistas comparecen ataviados como un conjunto de raperos recién levantados de una siesta en un camping y listos para hacerse un selfie. Nadie encuentra lógico que al rodaje de una película de vaqueros los actores se presenten con indumentaria de vikingos… salvo, es curioso, en el flamenco, donde tales incongruencias empiezan a ser consideradas lo normal. Por fortuna, el comienzo del montaje de Pepe Torres, con el bailaor abrazado a su guitarra para tocar por siguiriyas y bulerías de Diego del Gastor al pie del castillo de Alcalá, ese al que subieran las Tres Marías para vestir de luto al cante por soleá, fue ya toda una declaración de identidad e intenciones.

Jaleadísimo en todas sus intervenciones, el baile de Pepe Torres se cimenta, como a tenor de nuestras palabras previas imaginarán los lectores, sobre un marcaje muy gitano, muy elegante y de mucho señorío. Dotado su artífice de un privilegiado tacón, colma además todas las exigencias de los apasionados de los élficos juegos con el compás. Cara siempre al horizonte su frente, sus brazos se abren con majestad mientras su cabeza roza el cielo y sus peanas -ya por siguiriyas, ya por soleá o bulerías- se plantan con firmeza en las entrañas de la tierra. Sin tratar de hacerse pasar por lo que no es, es decir, ciñéndose a los estilos clásicos y de raíz y fiel en todo momento a la impronta y sentido que los caracterizó siempre, Pepe Torres tiene el éxito garantizado por las musas a todos aquellos que bailan con el corazón y no se traicionan, y no es de extrañar que el boca a boca venga de un tiempo a esta parte convirtiéndole en un bailaor de referencia, de lo cual me congratulo, pues es uno de los tres o cuatro de su quinta -y del panorama artístico actual- que más me llegan.

De hecho, su danzar viril y enduendado hasta me transportó a tan lejano confín como Galicia, pues me parece que fue Álvaro Cunqueiro quien, en una conferencia dada en Pueblo y a la que no asistí, pues tenía sólo tres años, contó que a Fernando El Católico se le presentó un día la oportunidad de comprar en un mercado el nombre secreto de la ciudad de Roma y la dejó pasar por no disponer de bastante dinero. En el caso artístico de que hablamos, nada de esto importa. A Pepe Torres no le hace falta gastar un euro ni un doblón ni una rupia en la compra de los arcanos bailaores, pues, aparte de que no son materia de negociación, nació con ellos atados a la cuna.

Como invitada femenina presentó a Gema Moneo, de magnífica cepa jerezana, que danzó por alegrías intercalando plantes con empaque y luciendo un precioso juego de manos al que, por cuanto no abunda, por no decir que está desapareciendo del repertorio del baile de mujer, debiera recurrir con más profusión. La afición se lo agradecería y triunfaría aún más ruidosamente de lo que con toda justicia lo hizo.

En este programa en el que no dejamos de sentir discretamente omnipresentes a figuras como Fernanda, Manolito de María, Juan Talega o Manuel Torre, quiso Pepe Torres ser arropado por los ecos de tres rotundos exponentes del cante para el baile: los de Enrique El Extremeño, Luis Moneo y Antonio Villar, que lo dieron todo y lo dieron con enjundia y peso, paladeando y motivados, y las guitarras de elegantes acentos de Paco Iglesias y Juan Moneo, más la percusión justa y atinada de Miguel Cheyenne. Los olés no cesaron de llegar desde el patio de butacas a oídos del bailaor, quien por derecho debería, tras esta noche triunfal y, para muchos, de revelación, pasear sus Jirones de gitanería por bastantes más escenarios. ¡Que así sea y nosotros lo veamos!

Foto: José Luis Chaín

 

Guardar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: