Cultura Transversal

Argo: Del hollywoodismo a la iranofobia

Posted in Autores, Cine, Historia, Ismail Salami by paginatransversal on 10 marzo, 2013

ISMAIL SALAMI

por Ismail Salami – En los últimos años, la iranofobia ha logrado acaparar un mayor ámbito entre los medios, incluyendo el séptimo arte, el cual, sin duda, tiene un efecto más potente en la manipulación de la audiencia.

Entre los últimos esfuerzos iranófobos se encuentra Argo (2012), una “novela de suspense para morderse las uñas”, la que según David Haglund, se toma algunas libertades en la historia. ¡Algunas libertades! Cómo no. La falsa fachada de la película y la glorificación del agente de la CIA, Antonio Méndez, (el héroe, interpretado por Ben Affleck), en particular, y el aparato de inteligencia, en general, en un operativo para trasladar a los fugitivos de Teherán, le da a la película un ligero toque que supera la vida real, y un sentimiento como demasiado bueno para ser verdad a los espectadores, cuyas mentes se encuentran dominadas por los medios de comunicación occidentales en cuanto a Irán.

En su forma estúpidamente burda, la película intenta describir a los iraníes como personas demasiado emocionales, irracionales, dementes y diabólicas, y al mismo tiempo, los agentes de la CIA son representados como héroes patrióticos. Argo está repleta de inexactitudes históricas y distorsiones. Se puede decir que la película se basa únicamente en el recuento que hace Antonio Méndez de los acontecimientos. Sin embargo, el público apenas encuentra la mínima posibilidad de percatarse de ello, y todo lo que cree, es todo lo que ve. Sí, ahí está el problema, pues haciendo esto, el cineasta astutamente ve una audiencia demasiado absorta en la película como para prestar atención a la titularidad.

Incluso si lo hace, la mente del espectador ya ha absorbido todas las mentiras escondidas y salvajemente descritas en la película. Esto se hace con un ingenio increíble. Por ejemplo, en una escena, taciturnas mujeres iraníes con velo aparecen con uniformes militares, una falsedad presentada también en una película anterior antiraní titulada “No sin mi hija (1991)”. Más de una década después, es posible ver a las iraníes en uniforme, pero sólo en las unidades militares, y no en las calles. Por tanto, la representación de mujeres iraníes con uniformes militares no es más que producto de la imaginación del escritor.

(more…)