Cultura Transversal

La poesía como medio de recuperación de la identidad criolla

Posted in Autores, Juan Pablo Vitali, Literatura, Poesía, Videoteca by paginatransversal on 15 diciembre, 2016

Juan Pablo Vitali, escritor y poeta argentino habla sobre los valores de la poesía en la identidad de los pueblos.

Fuente: Canal TLV1

 

Anuncios

De pie sobre las ruinas

Posted in Autores, José Vicente Pascual, Juan Pablo Vitali, Libros, Poesía, Publicaciones by paginatransversal on 30 noviembre, 2013

JUAN PABLO VITALI DE PIE ENTRE LAS RUINASPor José Vicente Pascual – “No se puede remplazar un orden cuestionado, con los mismos elementos que provienen de su destrucción. La degradación, la falta de identidad, la incultura, no podrán reemplazar el esclavismo organizado del poder dominante, por otra cosa que el esclavismo desorganizado de la anarquía“. Juan Pablo Vitali  (Buenos Aires, 1961), acostumbra a decir las cosas tal como las piensa, y pensarlas con mucho detenimiento y audacia. Quienes conocemos sus artículos de prensa, publicados en España, por lo general, en el periódico digital El Manifiesto, sabemos de su actitud comprometida en la defensa de los valores civilizadores de occidente, y su convicción de que América es (debería ser), la culminación de ese proceso histórico: una síntesis (en el sentido hegeliano), de las culturas greco-latina, anglonormanda y criolla lanzadas a un devenir sin ataduras y en busca de su destino inalienable . El nuevo orden, el nuevo sujeto revolucionario, la nueva humanidad, laten en la proyección histórica de América latina y española. Un poco lorquianamente, “aguardan su turno tras la lucha de raíces y el alba sin contorno”.

Hay también ecos del más beligerante Juan Eduardo Cirlot en De pie sobre las ruinas. Al igual que el poeta catalán, Vitali se rebela ante el olvido de los dioses y los héroes, del espíritu y lo sagrado, la Historia en suma, por causa de la debilidad moral del mundo globalizado y la endeblez ideológica de unos principios “democráticos” sin sustancia épica, los mismos que establecen la tiranía de la mediocridad, la fealdad de lo grosero y la resignación de los esclavos felices ante el sistema atroz del consumo y la muerte. “Los dioses yacen mudos como esclavos / lamiendo el oro rosa y el estiércol“, lamenta Cirlot al tiempo que alza su voz como un desafío ante el sepulcro de los héroes y la vacuidad de un mundo satisfecho en su propia aniquilación. Es la misma voz (eso me ha parecido), de Juan Pablo Vitali, tantos años y tanto océano por medio entre un autor y otro, retomando con osadía y una elegancia exquisita esas ideas que, en sí mismas, son una tarea descomunal y apasionante: volver donde los héroes, descubrir a los dioses, viajar y conquistar el territorio donde mana el espíritu de la tierra, lo humano y lo sobrehumano. Y decir: yo lo he intentado.

No saben ustedes lo que estoy disfrutando con esta lectura.

Fuente: Lejos de Ítaca

Ser disidente y la lucha cultural. José Luis Ontiveros entrevista a Juan Pablo Vitali

Posted in Autores, José Luis Ontiveros, Juan Pablo Vitali, Literatura, Poesía by paginatransversal on 15 octubre, 2013
JUAN PABLO VITALI JOSE LUIS ONTIVEROS

por José Luis Ontiveros – Buenos Aires. En los diversos registros sobre la literatura argentina, y de la Región Austral, se hace notar -en entrevista para “Vértigo- la voz rebelde y precisa  del escritor  argentino Juan Pablo Vitali,  quien siendo un “outsider ” se atreve a trazar un decaimiento de su empuje creativo, remarcando la influencia europeísta, en un proyecto de peculiar criollismo opuesto a la raíz cosmopolita de Sarmiento  y afirmando una visión original  e inimitable de Argentina. Estima, así, que sólo por la asistencia espiritual de pueblos iberoamericanos Argentina entenderá a Borges y a Perón.

Esta es una visión polémica, discrepante y muy propia de los que sustentamos el derecho a la diferencia. Vitali denuncia el establecimiento del mandarinato decentístico, sus oprobios y lo tornadizo de su código de honor literario refieriéndose al oprobio que se cernió sobre la figura del escritor fascista Drieu La Rochelle. Militante de larga trayectoria en el justicialismo, crítico agudo. Autor del poemario Ser disidente publicado en España traducido en varias lenguas. Tiene en preparación otros dos libros. Un cruce de corrientes contra lo que se acostumbra.

José Luis Ontiveros – ¿Cuál ha sido su trayectoria literaria y sus símbolos de identidad?

Juan Pablo Vitali – No tengo en rigor lo que se llama una trayectoria literaria. La literatura como todo tiene sus circuitos y yo estoy fuera de todos ellos. Escribo –como decía Nietzsche- para todos y para nadie. La red con sus desventajas me ha posibilitado cierta difusión sobre todo en España, donde me han publicado un libro y espero salga otro.

Respecto a los símbolos de identidad, creo que son ellos los que escriben por mí: aquellos hombres y mujeres de mi niñez y su mágico mundo. Algunos criollos viejos (como mi bisabuela) pero sobre todo la inmigración europea que construyó este país del Sur por completo, de la nada, le pese a quien le pese. Gente con sus historias increíbles y su fuerte presencia nostálgica. Gente de los rincones más olvidados y sufridos de la vieja Europa: campesinos, intelectuales, héroes de guerra, perseguidos políticos, hambreados por las guerras y por el sistema económico. Argentina fue el centro, un corazón donde latían todos los exilios, donde se podía encontrar un templo griego o una obra arquitectónica futurista.. Todo eso está en claro proceso de extinción y sólo espero a veces poder escribirlo, como un tango.

(more…)

Censurado en Francia el 50º aniversario de la muerte de Céline

Posted in Autores, Censura y Libertad, Juan Pablo Vitali, Literatura, Louis Ferdinand Céline by paginatransversal on 10 febrero, 2011

por Juan Pablo Vitali

En uno de los más importantes diarios de Buenos Aires, podía leerse hace unos días en una de sus páginas culturales: “Francia retira al escritor Louis Ferdinand Céline de la sección de celebraciones nacionales”, “Se canceló el homenaje que se iba a hacer al novelista con motivo del 50 aniversario de su muerte”.

Cabe recordar que el ministro de cultura francés lleva el célebre apellido progresista Miterrand. La decisión política es previsible y ya nada nos debe resultar sorprendente. Pero ¿qué se condena aquí, la obra o el autor? Si la obra mereció ser incluida entre las “celebraciones nacionales”, será que algún mérito tiene para ello. ¿Cuál es el motivo entonces para retirarla después de haber sido elegida? Si es un castigo post mortem a Céline, a este poco le importará, sea cual fuere el lugar donde se encuentre. Si por el contrario el castigo es a la obra, es ridículo castigar aquello que hasta ayer queríamos celebrar.

Decididamente no entiendo al progresismo. Me parece que el castigo es en realidad a los lectores y a la cultura, que cada vez que la arbitrariedad lo decide, pierde a uno de los suyos.

No se dice qué parte de la obra de Céline merece castigo. Tampoco si como obra en sí, ha dejado de pronto de tener la altura suficiente para estar entre las “celebraciones nacionales” de la cultura francesa. Nada de eso se aclara.

Al parecer fueron ciertas opiniones de Céline que alguno se apuró a recordar, las que fueron tomadas en cuenta para inhabilitar toda su obra, contradiciendo lo anteriormente considerado. Si Céline se ha equivocado (cualquiera tiene el derecho de pensar así), ¿qué puede aportar a la cultura castigar lo mejor de Céline que es su obra? ¿No es Francia la campeona de las libertades? En todo caso: ¿puede el arte dejar de serlo, por las opiniones equivocadas de un autor? ¿Tiene entonces el arte que llenar algunos requisitos ideológicos para ser considerado como tal? Esta última y estrecha opinión parece prevalecer, ya que pesan más las opiniones de Céline que los cien millones de muertos que nos dejó el comunismo (nada más que en la URSS), porque ser o haber sido comunista (la mayoría de ellos ya se ha reciclado) ha sido y es la mejor carta de presentación y de “éxito” en los ambientes culturales.

En fin, así es el totalitarismo. Por mi parte seguiré leyendo a Céline y si son buenos, también autores comunistas. Sus obras no me llevarán al error ideológico, que en todo caso sería responsabilidad mía. Prefiero asumir la propia libertad de análisis y de pensamiento, a dejar de reconocer el genio artístico de alguien.

Extraído de:  “El Manifiesto”

Los libros y la noche

Posted in Juan Pablo Vitali, Literatura by paginatransversal on 30 julio, 2010

por Juan Pablo Vitali


Nadie rebaje a lágrima o reproche

Esta declaración de la maestría

De Dios, que con magnífica ironía

Me dio a la vez los libros y la noche.

Jorge Luis Borges


Finalmente un día, los lectores seremos miembros de una secta olvidada.

El infinito mundo mágico de los libros, será invadido por la pulsión final de la imagen arbitraria y fugaz, y se disolverá en el agua insípida de un tiempo oscuro.

Alguien extrañará los libros al principio. Algunos sentirán un vacío justo en el pecho, una estrecha desazón en la garganta, pero nada más que eso. El mundo seguirá  girando para las multitudes y para los pocos que manejan a las multitudes.

Seguirán soñando los avaros con su dinero, los ambiciosos con su poder, los lascivos con su descarrilada sexualidad.

Cada uno continuará su juego en un mundo definitivamente oscurecido.

La secta de los lectores parecerá extinguida, pero se fortalecerán sus lazos interiores con el tráfico arriesgado y clandestino de los libros.

Por eso es mejor empezar cuanto antes. Atesorar papeles, imprimir ciertos ejemplares y darles tapas resistentes.

Después de todo el futuro no será tan distinto del pasado. Unos pocos alquimistas buscarán una obra que se niega y que se esconde.

Casi es mejor que nos olviden. Quizá hasta nos dejen tranquilos. Sí, que se olviden de nosotros, los que pasamos por el mundo descifrando lo que a casi nadie le interesa. Realmente merecemos el olvido.

La gente reemplaza rápido las cosas que no le son materialmente necesarias. Y un libro nunca fue una necesidad primaria para mucha gente, sino para unos pocos. Sólo espero que a raíz del desinterés de las masas, y de la comprobada imposibilidad que los libros tienen de detener esta edad oscura, su posesión y lectura se convierta sólo en un delito menor, en una trasgresión que no merezca el castigo ni la atención de las autoridades.

Anticipándonos a la furtiva clandestinidad que nos deparará a los lectores el sentido de la historia, en este lejano país del Sur nos adelantamos a los hechos, convirtiendo en encargados de nuestra biblioteca nacional sucesivamente a varios ciegos. El último de ellos se llamó Jorge Luis Borges. Parece una ironía, pero creo que fue en realidad un acto de profética resistencia surrealista, que esos ciegos nuestros sobrevivieran entre libros a su oscuridad, y siguieran dictando en la noche sus textos, en un total contrasentido con el mundo. Quizá sin darse cuenta, estaban restaurando la vieja secta de los libros y la noche, en la nueva clandestinidad de la palabra, la que ya se ha iniciado, la que no tendrá fin.

Tagged with: ,