Cultura Transversal

X Jornadas de la Disidencia: “Quijotes de nuestro tiempo”

Posted in Autores, Convocatorias by paginatransversal on 9 noviembre, 2015

X JORNADAS DE LA DISIDENCIA 2015X Jornadas de la Disidencia:

“Quijotes de nuestro tiempo”

13, 14 y 15 DE NOVIEMBRE 2015

Organiza las Jornadas de la Disidencia: Ediciones Fides.

Programa:

Viernes, 13 de noviembre
18:00 h. Recepción e instalación de stands.
18:30 h. Conferencia de Josele Sánchez: “Pensamiento único y medios de comunicación”.
19:15 h. Receso.
19:30 h. Conferencia de Cherifa Serrad: “Visión palestina”.
20:15 h. Presentación del libro “Alarde Nacional-Sindicalista. La historia de Falange en Vascongadas”. Hablarán: José Luis Jerez Riesco, Manuel Andrino y Norberto Pico.
21:30 h. Fin de la primera Jornada. (more…)

Anuncios

Irán celebra torneo internacional de caricaturas sobre holocausto: “The second International Holocaust cartoon contest 2015”

Posted in Censura y Libertad, Convocatorias, Historia by paginatransversal on 1 febrero, 2015

THE SECOND INTERNATIONAL HOLOCAUST CARTOON CONTEST 2015 IRANThe second International Holocaust cartoon contest 2015

Reglamento:
Técnica: Libre
Máximo Obras: 5 Obras
Tamaño: las obras deben ser por medio de formato (JPG), mínimo 2000 pixel por 200 DPI

Los participantes deben enviar sus datos (foto, nombre completo, dirección postal, correo electrónico, número de teléfono) a través de archivo de Word.
Todos los participantes cuyas historietas se publiquen en el catálogo recibirán un ejemplar del mismo.

(more…)

Conferencia de Ernst Zündel en Barcelona

Posted in Censura y Libertad, Convocatorias, Historia by paginatransversal on 16 enero, 2014

CONFERENCIA ERNST ZUNDEL BARCELONA

X Encuentro del Círculo de Estudios Espirituales Comparados: Escatología y fin de los tiempos

Posted in Convocatorias, Sabiduría Universal by paginatransversal on 1 diciembre, 2012

El X Encuentro del CEEC tendrá lugar entre los días 6 y 9 de diciembre, durante el puente de la constitución y la Inmaculada, en la residencia de Nuestra Señora de Lourdes de Arenas de San Pedro (Ávila), y llevará por título Escatología y fin de los tiempos.

Pensamos que es un tema de permanente actualidad, acentuada tal vez por las características de nuestro tiempo. Tanto la perspectiva personal o microcósmica (destino del alma, estados póstumos de existencia, la transmigración, etc.) como la general o macrocósmica (los últimos tiempos, el final de un ciclo, el fin del mundo…) queremos que sean tenidas en consideración, aunque partiendo de la perspectiva personal o dedicando a ésta tal vez más espacio. La tradición cristiana será especialmente evaluada, pero atendiendo siempre, como es habitual en nuestros Encuentros, a la amplitud de miradas y horizontes, proponiendo un diálogo abierto y cordial entre personas y tradiciones.

Así, por ejemplo, Agustín Andreu nos expondrá su visión del tema desde la filosofía de Leibniz y desde su propio concepto de revelación, sobre todo en neotestamentaria. José Antonio Antón nos propone relacionar el pensamiento de tres personalidades extraordinarias y Eugenio Silverio parte de la filosofía y la fenomenología para su ponencia. Antonio de Diego abordará la influencia del islam y su escatología en la cultura saheliana y Dionisio Romero nos propone reflexionar sobre él concepto cristiano de la resurrección, mientras que Joaquín Albaicín atenderá cuestiones que se relacionan propiamente con el fin del mundo o del ciclo.

(more…)

VII Jornadas de la Disidencia

Posted in Convocatorias by paginatransversal on 5 noviembre, 2012

VII Jornadas de la Disidencia

“El Deber como Destino, el Compromiso como Servicio”

16, 17 y 18  DE NOVIEMBRE 2012 (more…)

IX Encuentro del CEEC. Conciencia: imagen y concepto

Posted in Convocatorias, Sabiduría Universal by paginatransversal on 24 octubre, 2011

Partiendo del presupuesto de que la conciencia es siempre intencional, es decir, siempre hay conciencia de algo, la reflexión nos muestra que existen dos modos fundamentales de contenidos de la conciencia: la representación (o ámbito de las imágenes) y el concepto (o ámbito de lo inteligible). Pero queda como trasfondo la siguiente pregunta: ¿es posible la experiencia de una conciencia no intencional, esto es, una conciencia de la pura conciencia? Desde el arte, la mística o la psicología profunda, intentaremos abrir caminos hacia esa lámpara que todo lo ve.

Para desarrollar el tema propuesto, contamos con los siguientes ponentes y títulos:

José Antonio Antón Pacheco: La fenomenología en el origen del pensamiento de Henry Corbin.

Enrique Galán Santamaría: El «Libro rojo» de Jung: imaginación y reflexión.

Eugenio Silverio: La gnosis de los simples: el problema de la receptividad en la fenomenología de la vida de Michel Henry.

María Jesús Hermoso Félix: El símbolo y la imagen en el De Mysteriis de Jámblico: un itinerario de contemplación.

José Miguel Puerta Vílchez: El corazón percibe lo que no capta la vista (caligrafía árabe e inspiración sufí).

Jesús Moreno Sanz: El logos oscuro en María Zambrano.

Son seis ponencias, tres el sábado día 29 de octubre y tres el domingo 30. La mañana del día 31 de noviembre la dedicaremos a las tres comunicaciones presentadas (a cargo de María Cucurella, Esaúl R. Álvarez y Enrique Jerez) y a la elección del tema del siguiente Encuentro. La proyección de la película Sacrificio, de A. Tarkovsky, y la celebración de una mesa redonda con ponentes e invitados completarán las actividades programadas.

El precio, que incluye la matrícula y la estancia completa (habitación, desayuno, comida y cena) desde la tarde del viernes al lunes después de comer, es de 200 euros para quienes ya hayan asistido antes a algún Encuentro, y de 250 euros para quienes se inscriban por primera vez. Como novedad, este año ofrecemos una inscripción bonificada (150 euros) para personas en paro o jóvenes estudiantes, con el fin de que la cuestión económica no sea un impedimento (o lo sea en menor medida) para la asistencia al Encuentro (si es este tu caso, no dudes en comunicárnoslo vía e-mail o por teléfono). También cabría la posibilidad de no alojarse en la residencia, en cuyo caso la matrícula conlleva un coste de 60 y 85 euros, respectivamente (la inscripción bonificada no admite esta fórmula). Además, como es habitual, las personas que hayan participado como ponentes alguna vez en los Encuentros pueden beneficiarse del precio reducido de 150 euros.

El número de cuenta (de La Caixa) donde hay que realizar el ingreso es este: 2100 – 2164 – 58 – 0100504225.

Recordamos que conviene llamar por teléfono antes de realizar el ingreso para asegurarse de que quedan plazas libres. Para el contacto, podéis escribir al correo del CEEC: ceecmail@hotmail.com o llamar a los números 662 366 733 ó 693 33 09 59.

Por lo demás, la recepción de los asistentes se realizará la tarde del viernes 28, más o menos hasta la cena (intervalo que aprovecharemos para tener una breve reunión informativa de carácter informal), y las conferencias comenzarán el sábado, después del desayuno. El lunes día 31 de octubre, si uno lo desea, puede quedarse a comer en la residencia; tras esa comida concluye el Encuentro.

 

CENSURADO Homenaje literario a Agustín de Foxá.

Posted in Agustín de Foxá, Aquilino Duque, Autores, Censura y Libertad, Convocatorias, Literatura by paginatransversal on 7 octubre, 2009

Izquierda Unida censura homenaje literario

Homenaje literario a Agustín de Foxá

Más información en el diario El mundo

Homenaje a Foxá bajo los luceros
por Aquilino Duque

Al llegar yo sobre las siete y media de la tarde al Centro Cívico de Los Remedios, en el Parque de los Príncipes, para intervenir en unión de Antonio Rivero Taravillo en un homenaje a Agustín de Foxá, de quien se cumple el medio siglo de su fallecimiento, me encontré con las caras de circunstancias de los organizadores a los que por orden superior y anónima se acababa de denegar el acceso al aula en que se iba a celebrar el acto, a pesar de estar el aula concedida desde el día 2 por el negociado municipal competente. Estaba ya un público respetable y algún que otro fotógrafo de prensa. Yo vi literalmente el cielo abierto, y no un cielo cualquiera, nada menos que el de Sevilla en el veranillo de San Miguel, de suerte que el acto se llevó a cabo en un banco bajo un jacarandá y los luceros de rigor. Lo primero que hice fue dar las gracias a las autoridades anónimas que con su acertada decisión hacían que un acto que hubiera transcurrido sin pena ni gloria en un lugar cerrado, se convirtiera en un acontecimiento público en un ambiente delicioso que no dejaron de apoyar los diarios y las televisiones más importantes de la ciudad. Por arte de birlibirloque se llenó aquello de periodistas. Aquí va mi parlamento:

Foxá y los efímeros

Hace años apareció en Barcelona una interesante recopilación de textos titulada Falange y literatura, precedida y acompañada de los correspondientes comentarios críticos. Su autor, José Carlos Mainer, compaginaba cierta admiración literaria por unos textos de calidad innegable con cierto distanciamiento hacia sus autores, incluso hacia aquellos que ya habían iniciado su “adaptación” a los tiempos que se barruntaban, como Torrente Ballester. Yo comenté ese libro con un artículo titulado Reivindicación del conde de Foxá, que me publicó la revista Insula y que posteriormente recogí en mi libro Metapoesía. La publicación de ese artículo mío en Insula tuvo sus más y sus menos, ya que Foxá no estaba bien visto en tal revista, y José Luis Cano me dijo que el título era demasiado reaccionario. El título era “reaccionario” en efecto porque lo había plagiado de Juan Goytisolo, que por aquel entonces había publicado una Reivindicación del conde don Julián, exaltación de la figura del traidor, execración de la España cristiana y alabanza de la morisma y de su “tolerancia sexual”; en fin, los temas con los que hizo carrera este escritor. Tampoco se apresuró Insula a publicar un artículo que en aquellos años escribí sobre La casa encendida de Luis Rosales, que tardó nada menos que todo un año en aparecer. Ni Rosales ni Foxá estaban bien vistos en Insula, y yo quise aprovechar el poquito de caso que se me hacía en esa revista para que a ellos se les hiciera también, al mismo tiempo que le ajustaba las cuentas a Mainer. Naturalmente éste replicó y fui desaconsejado de contrarreplicar, por la sencilla razón de que el director de la revista, don Enrique Canito, detestaba las polémicas.

Cuento todo esto, ya que es importante que se sepa cuáles eran los mandarinatos literarios en aquellos años de 1970 a 1973 y qué clases de habas cocían en cada uno de ellos. Posiblemente en Cuadernos Hispano-Americanos, que por entonces dirigía don José Antonio Maravall, destacado intelectual falangista, me habría sido más fácil publicar mis artículos. Eso para mí no tenía mérito; yo lo que quería era enterar de quiénes eran Rosales y Foxá a unos lectores que no sabían o no querían saber nada de ellos.

No voy a reiterar aquí lo dicho tantas veces sobre los auténticos mandarinatos de aquellos años, que son los mismos de ahora, con el agravante por parte de éstos que además ocupan los resortes del Estado y los medios de difusión tanto oficiales como oficiosos. Entonces, si no me querían en Insula me podía ir a Cuadernos Hispano-Americanos. Ahora sería como ir de Herodes a Pilatos. Eran los tiempos de la poesía de Celaya y de Otero, del teatro de Buero y de Sastre, de la novela de Goytisolo y Hortelano; y estaba muy mal visto hablar de Sánchez Mazas, de Eugenio Montes, de Rosales, de Panero o de Foxá.

A Foxá yo lo conocía y lo admiraba por sus maravillosas crónicas de ABC, donde a veces aparecía también algún que otro poema suyo ilustrado por Sáenz de Tejada, y cuando entré en contacto con el grupo gaditano de la revista Platero, la poesía del conde tenía entre nosotros entusiastas y epígonos como Julio Mariscal, el poeta de Arcos. Fue entonces cuando tuve acceso a El almendro y la espada, y en ese libro a unos versos que era fácil aprender de memoria, cosa que entonces hacíamos mucho los jóvenes poetas.

Pero Foxá era poeta no sólo en sus versos y en sus crónicas, sino en su teatro, en sus relatos y en el nutrido anecdotario de su vida de diplomático bohemio. En el teatro tuvo éxito con Cui-Ping-Sing, fábula dramática entre la pantomima oriental y la fiaba del también conde Carlo Gozzi, y con Baile en Capitanía, drama romántico en verso con el fondo de las guerras carlistas. En la narrativa publicó en ABC un largo cuento de ciencia-ficción: Hans y los insectos. También publicó otros, alguno trufado en exceso de tópicos taurinos, pero Hans y los insectos raya a muchos codos sobre todos los demás. Dejó a medio hacer una novela de la guerra mundial ambientada en los Balcanes, y hecha del todo Madrid, de corte a checa, que yo llamé una vez “espléndido esperpento frustrado”. En realidad debí decir “espléndido esperpento truncado”, porque las primeras páginas (“Zambra y revuelo en la Cacharrería del Ateneo. Llegaba don Ramón con sus barbas de Padre Tajo, sucio, traslúcido y mordaz. Hablaba a voces contra el general Primo de Rivera…”) no tienen continuidad estilística, y a mí como lector entonces no me bastaba con el homenaje liminar a aquella caricatura literaria, sino que quería seguir por el mismo camino deformante, como si el lenguaje y la sintaxis de Valle-Inclán sonaran bien en otro que no fuera él. A partir de ese momento, Foxá se sale de la literatura y se mete en la realidad, es decir, en lugar de pasarse el resto de la novela entre el Ateneo y los espejos deformantes del callejón del Gato, sale a Puerta Cerrada, a la plazuela de los Carros, a las calles del Conde y del Cordón, a un Madrid castizo próximo al Palacio de Santa Cruz, sede del Ministerio de Estado, en cuyo Gabinete de Cifra estaba destinado el protagonista, trasunto del autor. El realismo de Foxá en esta novela es un realismo concreto, a diferencia del realismo abstracto de cierta novelística que asoló España a partir de los años 50. Tan concreto es, que al reeditarse el libro más de medio siglo después, lo releía yo en Madrid y me daba un vuelco el corazón al llegar a este párrafo: “Fue a verla; la había refugiado en una portería de la calle de Cervantes, vecina a la casa reconstruída de Lope de Vega. Su ventanuco daba al muro cerrado de las Trinitarias, donde rezumaba el sol triste de la tarde”. Esa casa no es otra que el número 9 de la calle de Cervantes, única de toda esa calle desde cuyo portal se puede ver, al cabo de la calle transversal de Quevedo, el muro de ladrillo de las Trinitarias, que está en la calle paralela de Lope de Vega. Era justamente la casa en que me encontraba yo cuando releía esa descripción tan escueta.

Otro de los relatos de Foxá se titulaba Viaje a los Efímeros, y era una alegoría de la relatividad del tiempo situada entre el cuento filosófico y la ciencia-ficción. En ese país de los Efímeros, el tiempo se acelera vertiginosamente y lo que en nuestro mundo tarda siglos enteros en pasar, pasa allí en unos segundos. A los Efímeros les preocupaba el Tiempo y la Muerte, pero más les preocupaba la operación de reescribir la Historia, de suerte que el efímero Gobierno de turno pudiera desacreditar a todos los Gobiernos que lo habían precedido, tan efímeros como él. ¿Era consciente Foxá de adelantarse a la realidad? ¿O era que en su vagabundaje por las cancillerías había visto lo suficiente para deducir por qué leyes se rigen los regímenes políticos?

No hay hombre de Estado, por grande que sea, cuya obra no deshagan sus herederos. Toda construcción política es perecedera; tiene una duración limitada. Por eso resulta por lo menos grotesco el culto de tal o cual Constitución o Ley Fundamental, cuya letra ponen sus autores por encima del espíritu de la Nación, es decir, algo que es efímero por principio por encima de algo que es permanente por naturaleza.

Estos efímeros de la política nunca están solos, sino que van acompañados por los efímeros de la cultura, y en unos y otros causa enorme desazón el retorno de un eterno, vale decir, de un clásico. Todos los que reaccionaron con rabia o con embarazo ante la reimpresión de Madrid, de corte a checa, son efímeros temerosos del tiempo y de la muerte que además no están muy seguros de que su fama vaya a sobrevivir al ocaso de sus ideologías.

Uno de los efímeros de Foxá, cuyo nombre no diré pues fue muy amigo mío, me comentaba indignado los funerales del conde diciendo que parecía que se hubiera muerto Lope de Vega. Este efímero, que poco antes de morir cosechó importantes laureles, es harto improbable que tenga un retorno como el que tiene Foxá, y es que Foxá nunca se fue, como creo haber demostrado más arriba. El retorno espectacular de Foxá obedece a un cálculo mercantil. El editor contó con cierto reflujo hacia la verdad histórica y el gusto literario después de algunos años de mal gusto y de mentiras políticas, y resulta que acertó y el libro de Foxá figuraría entre los libros más vendidos. Agustín de Foxá es el único autor duradero que figura en una lista formada exclusivamente por escritores efímeros. Hasta ahora, yo concebía el Infierno como una biblioteca formada por los libros más vendidos actualmente en los diversos idiomas que conozco.

Más de una vez he dicho que el humor es uno de los grandes conservantes de la literatura, un conservante que, por definición, no está al alcance de los efímeros. Estos en cambio usan un producto que les da mucho resultado a corto plazo, que es el lubricante; el lubricante es para los efímeros lo que el conservante para los duraderos. No hay efímero que no pase lo que yo llamo la prueba de la baba: de la baba política y de la baba lúbrica, y a esa doble prueba ha de someterse hoy por hoy todo el que aspire a figurar en la lista de autores más vendidos, es decir, más jaleados y promocionados.

El artículo de Aquilino Duque ha sido extraído del Blog VIÑAMARINA