Cultura Transversal

Fantasmagoría

Posted in Autores, Joaquín Albaicín, Libros, Publicaciones, Sabiduría Universal by paginatransversal on 1 julio, 2017

"JOAQUÍNpor Joaquín Albaicín – Recuerda Raimon Arola en su tratado Las estatuas vivas (Obelisco) la convicción de Maspero, el gran arqueólogo del siglo XIX, de que las estatuas de los antiguos templos egipcios “estaban animadas, hablaban, se movían, no en sentido metafórico, sino realmente. No es posible dudar”, subrayaba, “de que, al menos en Tebas, las estatuas de Amón hacían verdaderos milagros”. Al otro lado del debate, Ramón Mayrata acaba de publicar Fantasmagoría. Magia, terror, mito y ciencia, singular y subyugante ensayo, tan profusamente ilustrado como todos los títulos de La Felguera, donde sostiene que los trucos de los ilusionistas son resultantes de la secularización de los artificios mediante los que, en un contexto ritual, los antiguos sacerdotes, chamanes y hechiceros lograban antaño persuadir a sus fieles -hoy, convertidos en audiencia- de que los dioses y los muertos se hacían presentes y visibles ante ellos. (more…)

Por arte de magia

Posted in Autores, Joaquín Albaicín, Libros, Publicaciones, Teatro y Artes Escénicas by paginatransversal on 3 noviembre, 2015

JOAQUÍN ALBAICÍN - Foto José Luis Chaín-Soria Taurina

por Joaquín Albaicín – Hablábamos el otro día sobre el nuevo caso del comisario Jean-Baptiste Adamsberg publicado por Siruela, Tiempos de hielo, una novela en la que Fred Vargas se las arregla para agitar en la coctelera una intriga criminal urdida en torno a la nefasta memoria del guillotinador Robespierre y, al tiempo, dar ocasión a su detective de enfrentarse a un afturganga, rugiente presencia maligna que sigue defendiendo con uñas y dientes su territorio en un remoto islote de Islandia. Pero nos deteníamos, sobre todo, en el don para las corazonadas de Adamsberg, en esa indestructible confianza suya en la bondad de las mismas y en la constatación de que, dejándose guiar por ellas, viene a demostrarnos que un buen policía no es, en el fondo, nada distinto de un buen mago. Y es cierto. Cuando adivinan qué carta ocultamos en el bolsillo de la chaqueta o en qué ciudad estamos pensando, los buenos magos, ¿no nos transmiten la sensación de que realmente nos han leído el pensamiento, de que no hay truco, trampa ni cartón, sino una suerte de poder intuitivo o de dominio del arte de la corazonada gobernando sus actos? (more…)