Cultura Transversal

Juan “Habichuela”, en el recuerdo

Posted in Autores, Flamenco, Flamenco en Crónicas, Joaquín Albaicín, Música by paginatransversal on 21 junio, 2017

"JOAQUÍNpor Joaquín Albaicín – La guitarra asolerada y cálida del gitano caballeroso y recto que fue Juan Habichuela se consolidó durante décadas como una pieza fundamental del engranaje flamenco, y no sólo por la calidad de aquel punzado y aquel rasgueo suyos que hacían aflorar los olés en gavillas, sino porque difícilmente haya existido un tocaor dotado de su pasmosa versatilidad. Hay guitarristas inmejorables para acompañar a determinados cantaores, pero no me viene a la memoria ninguno con la capacidad que a él le distinguía de acoplarse a los ecos y maneras más dispares sin perder un ápice de brillo y grandeza. Juan Habichuela hacía sacar lo mejor de sí mismos igual a Caracol que a Camarón, Fosforito, Menese, Chocolate, Fernanda, Chano, Morente, Valderrama o Sordera y, como decíamos, sin que su guitarra se dejara nunca en el camino los detalles propios ni el sonido de la casa. (more…)

Alzando el vuelo

Posted in Autores, Flamenco, Flamenco en Crónicas, Joaquín Albaicín, Música by paginatransversal on 5 abril, 2016

JOAQUÍN ALBAICÍN - Foto José Luis Chaín-Soria Taurina

por Joaquín Albaicín – Decía el otro día un filósofo en La Vanguardia que tener éxito es ir encajando un fracaso tras otro sin desesperarse. Por esa regla de tres, digo yo que fracasar será ir cosechando triunfos en cadena sin caer en el endiosamiento. No cabe duda de que, desde ese punto de vista, yo prefiero el fracaso, pues con él me salen mejor las cuentas que con el éxito de manual de autoayuda. Y, para tener esa clase de éxito, me parece que… ¡Siempre hay tiempo!

De ahí que desee a José Enrique Morente que vaya sumando olés y aplausos como los de su presentación en solitario en Casa Patas, y no debacles bien asumidas. Con perdón de los gurúes del conformismo y el buen rollo, lo que mejor se digiere en esta vida es el éxito. ¡No conozco mejor tonificante! Sin necesidad de llegar a tanto como para incurrir en pecado de soberbia, que siempre es causa segura de ruina, hay que creérselo un poquito, y este cantaor joven, si bien de debut algo tardío, cuenta con motivos para ello. (more…)